jueves, 2 de febrero de 2012

Mis Jóvenes Batallas Parte 2

Y así de sencillo unas simples palabras, un simple momento en el cual te atreves a hacer algo diferente a lo de siempre puede cambiar el rumbo total de tu vida.

No se si fue la fuerza del universo, algún ser divino o yo que se, pero el hecho de haber tenido yo ese gesto con ese pobre niño incomprendido me causaba (y a un me causa) un sentimiento de que no era yo quien movía mi cuerpo en ese instante, yo quien nunca me atrevía a ir en contra de lo estipulado, yo quien sabia que una orden era una orden, yo quien había crecido y aprendido de mis padres que lo que estaba indicado se debía seguir al pie de la letra pues de no hacerlo existían consecuencias que podían ser nada agradables.

Ese primer arranque de rebeldía causo claro un efecto sobre mi vida, mayor de lo que podía imaginar, la maestra obviamente se dio cuenta de aquello, pues estuvo vigilando cuidadosamente a Manuel desde que llegó a la escuela, y ella sabia que yo ni siquiera procuraba mirarlo, ella sabia que yo era un alumno ejemplar, incapaz de destrozar algo, hacer un ruido, incluso de moverme de mi lugar.

Cuando volvimos a clase, el volvió a su lugar de siempre, enfrente del escritorio y yo dos filas a la derecha justo al frente antes de comenzar con la actividad que la maestra propuso para ese momento, Manuel me envió silenciosamente una sonrisa tímida, cómplice y con cierto agradecimiento en ella.

Siempre he sido muy observador, note que la maestra se daba cuenta de todo, aun así ella no hizo nada al respecto y continuo como si nada hubiera pasado.

Fue cuestión de dos semanas en que la maestra decidió reacomodarnos a todos los alumnos, ofreciéndonos una platica sobre el intentar aprender mientras aprendíamos a desarrollarnos en un ambiente diferente con personas diferentes, para esto hizo parejas; menciono que teníamos permitido apoyarnos el uno al otro en caso que a alguno de los dos se nos dificultara algún concepto, cuando menciono mi nombre dijo que trabajaría con Manuel durante los siguientes dos meses, nos sentaríamos en el mismo lugar, situación que a ambos nos pareció perfecta.

Ese mismo día antes de salir, la maestra me detuvo, y me dijo seriamente: -Te pido un favor, se que eres muy aplicado, inteligente, muy buen alumno. He visto que desde hace unos días has comenzado a hablarle a Manuel y ya que tienen ambos ese nivel de confianza, te pido que lo ayudes en la escuela, no lo dejes solo, que el lo que mas necesita en este momento es un buen amigo y ese eres tu. Prométeme que lo ayudaras y no le dirás que te pedí esto.

Yo obviamente entendía mucho todo eso, ya había escuchado lo suficiente de lo que Manuel me contaba de su vida como para negar aquella petición, a lo que simplemente respondí: -Si maestra, se lo prometo.

...

Corría el final de septiembre y un día la maestra menciono que debíamos armar una obra de teatro, para lo cual ella haría un sorteo, Manuel que estaba sentado junto a mi me dijo en voz baja: -Espero estemos en el mismo equipo.
Comenzó la maestra a pasar una caja la cual contenía papeles con números, cada uno tomaba uno y decía su numero, así paso uno a uno hasta que en la fila contigua la maestra pasó la caja y las dos niñas que estaban sentadas en el segundo escritorio tomaron sus números ambas tenían el numero 1, sonriendo expresaron su emoción por estar juntas en la obra, llego entonces la caja a mi escritorio, y en ese momento escuche a la niña de la derecha decir: Ojalá te salga el numero 1 para estar Juntos
Ante esas palabras Manuel y yo nos volteamos a ver (algo así O_o??) como si esa niña estuviera loca.
Acto seguido ambos tomamos nuestro numero y volteamos a vernos sorprendidos al instante, mostramos nuestros números y eran "1".
En cuanto dijimos eso a la maestra, aquella niña salto en su asiento completamente feliz, sin embargo Manuel y yo estábamos algo inconformes con aquello pues sabíamos que esa niña no era buena estudiante, distraída y se le iba la fuerza por la boca, hablaba mas que un locutor de radio.

Bien nos juntamos todos en equipo en ese momento y comenzamos a hablar sobre como organizar los ensayos, hablar con nuestros respectivos padres, y muchas cosas mas.

Cuando las fechas y lugar de ensayos se fijaron con la ayuda de los padres comenzamos a ensayar ya cada quien con su papel en dicha obra. Seguía siendo todo para Manuel y para mi algo tedioso con aquella niña en el equipo, todo el tiempo atrás de nosotros pero no tardamos en comenzar a hablar con ella, y para sorpresa de ambos se transformo en una niña de lo mas agradable que hubiéramos imaginado, si era muy inquieta y parlanchina pero tenia un gran corazón.

Si, esa niña es Andy, mi querida Andy... y ella merece un capitulo completo el cual será el próximo, para no aburrir con un relato mas largo de lo normal. Como un amigo se puede convertir en ese tesoro mas preciado para una persona, o un amigo en esa parte que te hacia falta. 

miércoles, 1 de febrero de 2012

Mis Jóvenes Batallas Parte 1

Despedirse de un amigo nunca ha sido algo fácil...
puede ser una de las bombas mas destructivas que existan

El día que mi papá nos dio la noticia que teníamos que cambiar nuestra ciudad de residencia a otra por una oportunidad de trabajo que el recibió, por una parte me sentí bien por el pero por el otro lado que fue lo que mas domino mi momento fue un miedo, un profundo sentimiento de perdición.

¿Que cosas pueden pasar por la cabeza de un niño de 12 años?

-¡MUCHAS COSAS!

Decía a mis adentros, mi familia, mis abuelos están aqui, mis tíos, los vecinos que alguna vez fueron personas que llegue a estimar, pero algo que mas me dolió, MIS AMIGOS, esas tardes juntos, platicando, jugando, dando vueltas por ahí, no podía imaginarme mi vida sin mis eternos confidentes, mis compañeros de juegos, mis aliados en mis jóvenes batallas.

Compañeros tenia demasiados, Amigos unos pocos, mejores amigos... solo DOS

Ya habían pasado junto a mi esos años de primaria donde lo mas importante era divertirte y que tus dibujos de los apuntes escolares fueran bastante coloridos.

Dos amigos, comenzare por el principio, como los conocí:

La pequeña, alegre y traviesa Andy... la conocí a los 8 años, estaba en tercero de primaria, yo había sido victima de un cambio de grupo, al principio creí que sería mi final, pero no sabia que ese cambio me deparaba conocer a mi mejor amiga. Hablábamos poco, ella estaba con un grupo de niñas siempre y a mi simplemente me daba igual.

Fue hasta cuarto año que comenzamos a entablar esa relación que hasta la fecha llevamos aun.

No puedo continuar con la historia de Andy sin presentar primero a mi segundo amigo, aquel que fue otro eslabón poderoso que nos uniera en nuestra eterna amistad.

El Travieso, inquieto y siempre castigado Manuel... pues bien lo conocí en cuarto año, el era alumno de nuevo ingreso, recuerdo que llego y su mamá tuvo una platica sería con la maestra, lo que a mi me pareció como una especie de platica preventiva sobre la actitud del niño (Deficit de Atención e Hiperactividad)
La maestra lo presento como debe ser, y todo seguía como normalmente eran los días.

A partir del día siguiente comenzaron los regaños, -¡MANUEL, GUARDA SILENCIO! ¡MANUEL, SIENTATE! ¡MANUEL, NO LE PEGUES A TU COMPAÑERO! etc, etc.

Un mes transcurrió y la situación con Manuel no mejoraba al contrario cada vez era peor (todo esto relacionado con problemas familiares de el las cuales no mencionare) hasta que un día la maestra estaba cansada de haber intentado tantas cosas por hacer que el jovencito reaccionara que amenazo al niño con llevarlo a la dirección. A el obviamente esa idea no le gusto, y replico feo contra la maestra, la maestra lo tomo de la muñeca para llevarlo a la dirección y el niño amenazo entonces con golpear a la maestra todo era tensión en ese momento... por alguna razón pude ver el miedo en los ojos de Manuel, una profunda tristeza, sentí lastima por ese pobre niño, yo teniendo una vida de mas tranquila no podía imaginarme que alguien tan joven como yo pudiera sufrir tanto. Pero en fin, la maestra supongo que también noto eso en la mirada del niño pues solo hizo lo siguiente: Le indico al niño que se calmara, y se sentara, ella no haría nada, solo le pedía que se calmara. Y así fue aunque de cualquier manera ella lo castigo, nos dio la indicación a los demás de aplicarle la ley del hielo (para evitar que si el niño quería llamar la atención no fuera así).

Bien sonó la campana del receso, todos salieron, salí yo pero me quede cerca de la puerta pues esperaba a mi grupito de siempre para jugar (quienes estaban el el salón de a lado), salio entonces Manuel y después la maestra; seguí con la mirada al niño y pude notar que mientras caminaba para sentarse en algún sitio por ahí, unas lagrimas resbalaron por sus mejillas.

Sentí horrible, deje de esperar a mis compañeros de juego y fui hacia el... no sabia si hablarle o no pero con voz queda y temblorosa le dije -Ho-hola...

El levanto su mirada secándose las lagrimas y me miro entre sorprendido y enojado. El no dijo nada, solo se limito a mirarme, yo me senté junto a el y le invite de mi almuerzo. El seguía mirándome hasta que habló y me dijo, -¡Que no escuchaste lo que dijo la maestra! ¡Nadie puede hablarme!
yo le respondí tranquilamente
-Eso ella no me lo puede impedir, por que tu y yo... podemos ser amigos.- Sonreí para tratar de hacer un gesto de confianza con el, y le volví a extender mi almuerzo...
El tomo un poco de lo que le ofrecí y su gesto poco a poco se fue calmando.

Le platique de mis gustos, mis juegos favoritos, mis películas favoritas y muchas cosas mas, el de igual manera hablo conmigo sobre todo eso, y me alegro poder verlo sonreír entre toda aquella tormenta de cosas que suponía pasaban en su cabeza.

Así comenzó nuestra buena amistad, pero hubo mas cosas que la hicieron inmortal, tal y como es ahora.

Creo que me extendí demasiado, además es una historia larga que realmente me gustaría contar así que aquí dejo lo que sería el primer capitulo de esta vista a mi pasado, lo que sigue en la historia es como Andy forma parte de mi vida mas a fondo y que mas paso con Manuel. Es una historia que me apasiona recordar llena de tantos sentimientos que me dejaron marcado y ahora solo vienen a mi mente como lo que son recuerdos de lo hermosa que es la vida.