miércoles, 1 de febrero de 2012

Mis Jóvenes Batallas Parte 1

Despedirse de un amigo nunca ha sido algo fácil...
puede ser una de las bombas mas destructivas que existan

El día que mi papá nos dio la noticia que teníamos que cambiar nuestra ciudad de residencia a otra por una oportunidad de trabajo que el recibió, por una parte me sentí bien por el pero por el otro lado que fue lo que mas domino mi momento fue un miedo, un profundo sentimiento de perdición.

¿Que cosas pueden pasar por la cabeza de un niño de 12 años?

-¡MUCHAS COSAS!

Decía a mis adentros, mi familia, mis abuelos están aqui, mis tíos, los vecinos que alguna vez fueron personas que llegue a estimar, pero algo que mas me dolió, MIS AMIGOS, esas tardes juntos, platicando, jugando, dando vueltas por ahí, no podía imaginarme mi vida sin mis eternos confidentes, mis compañeros de juegos, mis aliados en mis jóvenes batallas.

Compañeros tenia demasiados, Amigos unos pocos, mejores amigos... solo DOS

Ya habían pasado junto a mi esos años de primaria donde lo mas importante era divertirte y que tus dibujos de los apuntes escolares fueran bastante coloridos.

Dos amigos, comenzare por el principio, como los conocí:

La pequeña, alegre y traviesa Andy... la conocí a los 8 años, estaba en tercero de primaria, yo había sido victima de un cambio de grupo, al principio creí que sería mi final, pero no sabia que ese cambio me deparaba conocer a mi mejor amiga. Hablábamos poco, ella estaba con un grupo de niñas siempre y a mi simplemente me daba igual.

Fue hasta cuarto año que comenzamos a entablar esa relación que hasta la fecha llevamos aun.

No puedo continuar con la historia de Andy sin presentar primero a mi segundo amigo, aquel que fue otro eslabón poderoso que nos uniera en nuestra eterna amistad.

El Travieso, inquieto y siempre castigado Manuel... pues bien lo conocí en cuarto año, el era alumno de nuevo ingreso, recuerdo que llego y su mamá tuvo una platica sería con la maestra, lo que a mi me pareció como una especie de platica preventiva sobre la actitud del niño (Deficit de Atención e Hiperactividad)
La maestra lo presento como debe ser, y todo seguía como normalmente eran los días.

A partir del día siguiente comenzaron los regaños, -¡MANUEL, GUARDA SILENCIO! ¡MANUEL, SIENTATE! ¡MANUEL, NO LE PEGUES A TU COMPAÑERO! etc, etc.

Un mes transcurrió y la situación con Manuel no mejoraba al contrario cada vez era peor (todo esto relacionado con problemas familiares de el las cuales no mencionare) hasta que un día la maestra estaba cansada de haber intentado tantas cosas por hacer que el jovencito reaccionara que amenazo al niño con llevarlo a la dirección. A el obviamente esa idea no le gusto, y replico feo contra la maestra, la maestra lo tomo de la muñeca para llevarlo a la dirección y el niño amenazo entonces con golpear a la maestra todo era tensión en ese momento... por alguna razón pude ver el miedo en los ojos de Manuel, una profunda tristeza, sentí lastima por ese pobre niño, yo teniendo una vida de mas tranquila no podía imaginarme que alguien tan joven como yo pudiera sufrir tanto. Pero en fin, la maestra supongo que también noto eso en la mirada del niño pues solo hizo lo siguiente: Le indico al niño que se calmara, y se sentara, ella no haría nada, solo le pedía que se calmara. Y así fue aunque de cualquier manera ella lo castigo, nos dio la indicación a los demás de aplicarle la ley del hielo (para evitar que si el niño quería llamar la atención no fuera así).

Bien sonó la campana del receso, todos salieron, salí yo pero me quede cerca de la puerta pues esperaba a mi grupito de siempre para jugar (quienes estaban el el salón de a lado), salio entonces Manuel y después la maestra; seguí con la mirada al niño y pude notar que mientras caminaba para sentarse en algún sitio por ahí, unas lagrimas resbalaron por sus mejillas.

Sentí horrible, deje de esperar a mis compañeros de juego y fui hacia el... no sabia si hablarle o no pero con voz queda y temblorosa le dije -Ho-hola...

El levanto su mirada secándose las lagrimas y me miro entre sorprendido y enojado. El no dijo nada, solo se limito a mirarme, yo me senté junto a el y le invite de mi almuerzo. El seguía mirándome hasta que habló y me dijo, -¡Que no escuchaste lo que dijo la maestra! ¡Nadie puede hablarme!
yo le respondí tranquilamente
-Eso ella no me lo puede impedir, por que tu y yo... podemos ser amigos.- Sonreí para tratar de hacer un gesto de confianza con el, y le volví a extender mi almuerzo...
El tomo un poco de lo que le ofrecí y su gesto poco a poco se fue calmando.

Le platique de mis gustos, mis juegos favoritos, mis películas favoritas y muchas cosas mas, el de igual manera hablo conmigo sobre todo eso, y me alegro poder verlo sonreír entre toda aquella tormenta de cosas que suponía pasaban en su cabeza.

Así comenzó nuestra buena amistad, pero hubo mas cosas que la hicieron inmortal, tal y como es ahora.

Creo que me extendí demasiado, además es una historia larga que realmente me gustaría contar así que aquí dejo lo que sería el primer capitulo de esta vista a mi pasado, lo que sigue en la historia es como Andy forma parte de mi vida mas a fondo y que mas paso con Manuel. Es una historia que me apasiona recordar llena de tantos sentimientos que me dejaron marcado y ahora solo vienen a mi mente como lo que son recuerdos de lo hermosa que es la vida.

4 comentarios:

  1. Esperaba por otro de tus bonitos relatos y aqui está.
    Me encanto!
    Más porque... He perdido a una amiga y, como tu dijiste: "Despedirse de un amigo nuca ha sido algo fácil..."
    Lo que más me sorprendió fue:¡Que mi amiga se llamaba Andrea!
    Espero impaciente el segundo capitulo.

    Mi bendición~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por tus bendiciones Liam, me alegra que te gustara este relato, en unos días mas seguiré redactando, solo espero que mis múltiples batallas me lo permitan.
      Hasta entonces

      ¡Que la Batalla por la felicidad no termine nunca!

      Eliminar
  2. Cuanto se alegra el alma al hablar de aquellos seres que nos apasionan de una manera muy singular, y se refleja aquel amor en tus palabras.

    Dios nos bendice diariamente con los amigos. Que afortunados somos quienes poseemos varios de mejores amigos.

    Paz, Amor y Alma ♥

    ResponderEliminar
  3. Nunca he sido de esos de acercarme a hablarle a una persona de la nada... siempre he sido más tímido para esas cosas... pero linda historia... recuerdo que cuando estaba en la secundaria, tuve 2 grandes amigos: una fue una chica que al principio no me caía y el segundo un muchacho que yo nunca trataba antes, pero tuvimos q hacerlo, pues nos sentaron juntos... allí empezó la gran amistad.

    Un abrazo
    Erik!

    ResponderEliminar