jueves, 22 de marzo de 2012

Mis Jóvenes Batallas Parte 3

No se que fue, si la idea de vernos 8 horas darías o realmente el encanto de aquella niña que nos termino convirtiendo en compañeros de travesuras y maldades.

No obstante con todo eso Andy vivía a dos edificios de donde yo vivía, así que ya íbamos y veníamos juntos de la escuela, contando cosas sobre nuestra vida y hablando de gustos en común.

Una mañana, durante el recreo una chica de un grado mayor que yo se me acerco a la escalera donde yo estaba sentado, y me dijo:
-Hola, Tengo un mensaje para ti.
yo completamente perplejo le pregunte cual era el mensaje
ella responde
-Dice Andrea que le gustas... y que si quieres ser su novio

Silencio
.
.
.
.
.
.

Estúpidamente pregunte... ¿Cual Andrea?

la niña sonríe y me dice, la de tu salón, morena, cabello obscuro, bonita---

-A SI YA SE QUIEN ES!!... dile que lo pensaré
SI-- respondió la niña y se fue

Manuel me miraba boquiabierto, y me dijo alarmado...
¡LE VAS A DECIR QUE SI!

y yo le respondi: No lo se, es raro, me siento raro...

Así pasaron los meses, por fin presentamos la obra en noviembre y ella me miraba siempre con cara de emoción  esperando a que le dijera algo...

durante ese tiempo yo la evadía constantemente, y no por que no quisiera hablarle, o porque me molestara lo que paso, o por que no quisiera decirle que si...
pero para mis pobres y pequeños cerebro y corazón esto era nuevo y por primera vez lo estaba experimentando... porque si
.
.
.
.
Estaba enamorado

Manuel me preguntaba a diario, ¿Que le vas a decir?, ¿Le dirás que si?, ¿No crees que sea malo?
y yo no quería responder esas cuestiones y simplemente cambiaba el tema

Pero algo era cierto, algo sabia, ella mostraba en su mirada que todavía tenia esperanzas, y yo me sentía preocupado porque no sabia como reaccionar ante tal cosa.

...

Era otoño y recuerdo que el patio de la escuela estaba tapizado de hojas secas que le daban un aspecto asombroso, desde entonces me encanta el otoño, siempre viene a mi mente ese escenario de mi niñez.

Sentado en el suelo junto a un árbol, simplemente observando la belleza de aquel momento y se acercaba el fin del recreo, mi mente volaba en distintas direcciones y de pronto la veo ahí, caminando sola, con el pelo suelto y un moño sobre su cabeza, me observa, sonríe y yo a ella...

Me levanto rápidamente y me acerco a ella, mi pequeño corazón salia de mi pecho, y no sabia lo que hacia solo lo hacía.

Llegue junto a ella y me mira con los ojos muy abiertos, suena la campana que anunciaba el fin del recreo y ella intenta caminar para ir a la formación pero yo la detengo del brazo, veo que Manuel se acerca y entonces la miro a los ojos y claramente le digo:
-¿Quieres ser mi novia?

No se como pero ella de pronto ya estaba rodeándome con sus brazos y al oído me dijo con mucha emoción en su voz...
-SI!

Me mira de nuevo, sonríe, acaricia mi mejilla y nos tomamos de la mano, y caminamos juntos con Manuel tras nosotros hacia la formación.

2 comentarios:

  1. Éstas historias son veridicamente ciertas, verdad? (disculpad por mencionar verdad tantas veces jaja), pero son tiernas... reflejan la candidez de esa epoca... la confusión e ilusión de todo niño para una tierna edad.

    Muy bueno!

    ResponderEliminar
  2. Son ciertas, así es.
    Adoro contar estas historias, me siento como ese niño nuevamente, esas emociones vuelven a mi, me hace sentir bien.

    Solo una parte de mi alma en cada palabra.

    Gracias :D

    ResponderEliminar