miércoles, 25 de abril de 2012

Fuego y Sangre

Y estoy aquí, entre un campo de fuego y sangre, observando como cada gota de ilusión se evapora, sintiendo como cada partícula de esperanza se desvanece entre mis manos cansadas de luchar en vano.
Cada latido se hace mas lento, cada respiro mas desgastante.

No puedo visualizar ningún camino, ninguna salida por donde ir. Estoy al borde de un precipicio, obligado a permanecer ahí por el acecho de grandes bestias, feroces y con sed de todas y cada una de las gotas de mi sangre.

El Tiempo, Bestia letal que avanza sin piedad dejándome solo con dos opciones, saltar al vació o dejarme tragar por ella.

La Angustia, que aparece de pronto ahogando cada respiro que me queda.

La Duda, que me hace perder la razón con el simple hecho de imaginar lo que hará con sus filosos colmillos.

He olvidado como usar mi espada, mis manos no soportan ya su peso, cierro mis ojos para escapar de esa terrible imagen.

He perdido mi buen camino, lo he perdido por tratar de buscar el poder, la grandeza, la fuerza máxima, lo perdí todo...

He abandonado doncellas y batallas épicas que me llevarían a salvar mi alma y de los demás.

De aquel héroe no queda nada, nada mas que el intento de ser...

No merece este humano mas que la muerte, un humano que solo se ha arrinconado a este precipicio, ahora debe enfrentar sus peores miedos para sobrevivir, pero... ¿Cómo debe enfrentarlos si ya todo lo perdió?

Si de esta salgo vivo, sera un milagro, un milagro que dudo que sucederá, un milagro que no pareciera merecer después de tanto corromper mi alma, mi ser, mi corazón, mi todo.

Mi propio destino lo he destruido yo.

Ahora solo me preparo a recibir el golpe letal...

¿Quien es este caballero?
¿Quien es el héroe que se supone debo ser?
¿Quien es el hombre que esta bajo esta piel?

¡¡¡DÍMELO!!!

Por que yo, no puedo reconocer quien es...

1 comentario:

  1. Como todo buen soldado que ha caído... es justo que despolves tu armadura... que limpies toda herida causada en la batalla... cojas tu escudo y envaines tu espada... te pongas el casco y vallas directo a la batalla... es cotidiana, es peculiar... pero siempre hay que luchar

    Suerte en todo lo que hagas
    Erik!

    ResponderEliminar