domingo, 27 de mayo de 2012

Mis Jovenes Batallas Parte 5 (Capitulo Final)

Nos iremos...

Eso fue lo que escuche claramente de boca de mi padre, tenemos un mes, la decisión esta tomada y no hay vuelta atrás.

No se va a hacer lo que tu quieras, entendiste, es esto y se acabo.

Con esas palabras termino una dura discusión entre mi padre y yo. Si, la decisión estaba tomada y no había vuelta atrás, no podía hacerme a la idea de separarme de todo lo que hasta entonces tenia y conocía.

A mi padre le habían ofrecido un trabajo en otra ciudad, un traslado por medio de la compañía en la que trabaja. Y si fue demasiado rápido tomar aquella decisión.

Yo no me imaginaba vivir en otro lugar, lejos de mis abuelos, mis tíos, mis primos, las personas que conocía desde pequeño, desde el momento en que nací, aquellos lugares que formaron parte de mis 12 jóvenes años de vida.

Me fui directo a mi habitación, pensando que todo se había terminado, desde mi cama observaba como resbalaban las gotas de lluvia.

Mis amigos, pensé toda la noche, ¿Cómo se los diré?

Al despertar, no me sentía yo, todo era frió, gris, no había sabor en el desayuno, ni color en la tenue luz que entraba por las ventanas, finalmente fui a la escuela.

Vi a mis amigos esperando en la entrada los salude con un muy suave hola... y entramos juntos a la escuela.

Durante esos días me limitaba a hacer lo que en la escuela me pedían hacer, no hablaba a menos que me lo pidieran, no tenia fuerzas para sonreír si quiera.

Durante los regresos a casa de aquellos días con mis amigos ellos hablaban de todo lo que les pasaba y yo solo escuchaba, no quería perder detalle de esas voces, quería grabarlas en mi mente, los miraba y dibujaba sus siluetas en mi mente antes de que fuera muy tarde, verlos sonreír, soltar carcajadas, y yo por dentro muriéndome.

En casa prefería estar solo, encender la radio y quedarme en mi habitación.

Y pasaron las semanas, semanas en las que todo lo que había en casa fue desapareciendo, muchas cosas a la basura, otras dentro de cajas apiladas por todas partes, solo era cuestión de días para irnos.

Justo una semana antes, les hable del asunto a Manuel y Andrea, ellos ya lo sabían pues mi mamá ya se los había dicho a sus mamás...

Cuando se los dije y verlos junto a mi, me hizo saber que nuestra amistad era algo grande.

Salimos ese viernes, nos tiramos en el parque, recordamos como nos conocimos, nuestras travesuras, reímos, si REÍMOS yo también reí como nunca ese día, así estuvimos hasta que comenzó a llover y fuimos a casa de Manuel a refugiarnos.

Lluvia de octubre, la miramos por la ventana, me sentía vivo en ese momento, ver la lluvia como una expresión de vida, llena de esperanza, junto a mis dos amigos.

Encendimos la radio y recuerdo que comenzó la cancion de Welcome To My Life de Simple Plan, todos conocíamos esa canción y comenzamos a cantarla, sin saber realmente lo que decíamos, ni lo que la canción quería decir

Ahora lo se y me sorprende como encaja esa canción conmigo en aquellos días.

Un viernes inolvidable.

El sabado y domingo, nos despedimos de nuestra familia, mis tíos, mis primos y mis abuelos

Yo con una sonrisa falsa de "todo estará bien".

Así estuve toda la semana...

Y llegó el jueves, ese día no dormí en casa, pues ya no había muebles, me quede en casa de mis abuelos, a unas 3 calles de ahí, recuerdo que entre a casa para recoger una ultima caja que tenia mis cosas y sentí horrible el ver aquella casa vacía, tan vacía como mi corazón en ese momento, la recorrí por ultima vez, y salí de ahí.

El viernes por la mañana mi mamá se había ido a la nueva casa en aquella otra ciudad para recibir los muebles, y yo me dispuse a ir a mi ultimo día de clases en aquella secundaria, mi abuelo me llevo, y fuimos en silencio, se despidió de mi y me dijo te espero a la salida en la casa para que comas después llega tu papá por ti y tu hermana para que se vayan.

Entre a la escuela y tuve mi primera clase, matemáticas sentí tan feo cuando la maestra paso la lista y al mencionar mi nombre ni tiempo me dejo de contestar, "Ah, este para que lo menciono si ya no va estudiar aquí"

Mis compañeros a lo largo del día se despidieron de mi, me desearon buena suerte y otras cosas, que la verdad me incomodaban, me sentía recibiendo las condolencias de mi propio funeral.

En la salida estaban las mamás de mis amigos esperando, me dijeron que le mandara saludos a mi mamá, que estaríamos en contacto, mucha suerte, etc.

Camine por ultima vez aquel camino a lado de mis amigos, esta vez nadie hablaba, nadie reía, el sol brillaba pero no calentaba mi cuerpo, y el calor de mis amigos parecía ya no surtir efecto en mi.

Al llegar a la esquina de la calle donde vive mi abuelo, las señoras se despidieron de mi y nos dejaron a Manuel, Andrea y a mi solos.

Aqui vino el desastre total...

Andrea se abalanzo sobre mi, me rodeo fuertemente con sus brazos y llorando de manera descontrolada me dijo: -No me dejes, quedate aqui, quedate en mi casa pero no nos abandones, me haras mucha falta, te quiero mucho.

Yo estaba como piedra, mire a Manuel que nos observaba con rostro triste, entonces tome a Andrea por los hombros y le dije mirándola a los ojos: No seas tonta, sabes que eso es imposible, te voy a extrañar, te llamare cuando pueda, te quiero. Yo estaba serio, ni una sonrisa, pero tampoco ninguna lagrima.

Manuel, me abrazo y simplemente me dijo: Siempre seguirás siendo mi amigo

Los abrace a ambos, y les dije... voy a regresar algún día, ustedes son mis únicos amigos, mis mejores amigos, nadie les quitara ese lugar...

Andrea seguía llorando y Manuel se seco las pocas lagrimas que resbalaron por sus mejillas...

Los quiero mucho. y con eso les di la espalda y camine hacia la casa de mis abuelos.

El camino a la nueva ciudad fue algo terrible, había lluvia, y por lo tanto salir de esa gran urbe que es la Ciudad de México, en viernes es pesadilla total.

Llegamos a Irapuato Guanajuato, a la 1:30 am 5 horas y media de viaje, veía aquella pequeña ciudad prácticamente vacía, no había nada, llegue a la nueva casa donde nos esperaba mi mamá, en cuanto entramos a casa mi papá dijo: Bienvenidos a su nueva casa...

Yo lo miré, le pregunte a mi mamá que donde estaba mi habitación, me indico en donde era y le dije fuertemente a mi papá: por cierto ¡Esta no es mi casa!

Entre a mi habitación, cerré la puerta y fue hasta entonces que llore, llore hasta que perdí la conciencia de todo...

Aquí no termina la historia
Solo comienza el próximo relato
al cual llamare ahora
"Mi Exilio"

Saludos

martes, 22 de mayo de 2012

Mis Jovenes Batallas Parte 4

Es divertido recordar que paso con Andy y conmigo, eramos como dirían "novios de manita sudada" pero ni a eso llegamos, cada uno en su onda, ella y sus amigas y yo mis amigos, nada mas era el titulo que nos otorgamos el uno al otro de Novio y Novia.

Incluso llegamos al quinto curso y seguíamos como tal... es en serio divertido y lindo recordarlo, nuestros padres sabían, nuestros amigos también, la maestra sabia.

No fue algo que diría espectacular, pero fue lindo, recuerdo incluso que ella fue quien me dio mi primer beso...

Bien te cuento... Estábamos en receso nuevamente, ella y yo sentados juntos tras un salón de clases bajo un arbol, bla bla bla, y ja ja ja, en eso ella me pregunto tiernamente... ¿No has sentido curiosidad por como se siente besar a alguien?
Sorprendido la mire y comencé ponerme rojo (situación que hasta ahora me sucede a menudo) yo evadí su mirada para no contestarle directamente y le dije... si a veces.

Ella sonrió, se acerco a mi y yo solo me quede ahí como tonto mientras ella puso sus tiernos labios sobre mi boca, solo cerré mis ojos, y cuando deje de sentir sus labios sobre los míos los volví a abrir y mi tonalidad roja subió mas.

Por mas sencillo que fue, por mas estúpido que ahora parece, es un recuerdo atesorado en mi memoria.

...

En diciembre del 2004 Andy y yo decidimos que lo nuestro era solo algo como una amistad pero mas grande, (nos reímos actualmente con todo esto), y seguimos siendo amigos desde entonces nos tratamos como hermanos.

Avanzando en la historia, estamos ahora a mediados del 2005, mi sexto curso en la primaria estaba por terminar, Recuerdo bien que a partir de esa fecha mi vida comenzó a tornarse algo mas dura, o mas bien, iba madurando lo suficiente como para notar todo lo que pasaba a mi alrededor.

Nuestra graduación fue uno de los momentos mas increíbles de mi vida, demasiado por pensar y sentir, muchos de mis compañeros irían lejos, otros tal vez no los vería de nuevo, pero tenia yo una esperanza, algo que sabia yo que seria bueno para mi, mis dos mejores amigos, Andy y Manuel estarían en la misma escuela secundaria que yo.

Nos veíamos durante vacaciones, salíamos al cine, hacíamos tantas cosas que nuestra amistad realmente se hizo mas que fuerte.

Cuando nos tocó entrar a la secundaria, recuerdo vernos unos a otros con los nuevos uniformes y sentirnos "grandes" jaja que divertido, juntos nos fuimos a la escuela, mas temprano que en la primaria y era genial caminar mientras el sol aun no salia, platicando e imaginando como sería todo en los próximos 3 años de estudio.

Al llegar, nos comenzaron a nombrar para ubicarnos en nuestros grupos, a Andy la pusieron en el grupo "A" Manuel y yo esperábamos escuchar lo mismo pero no fue así, Manuel fue enviado al Grupo "B" y yo al "E" nuestras caras fueron algo así como de terror, separados, eso no seria divertido.

Obviamente no fue así, todos comenzamos a conocer a otros chicos y chicas, y a hacer cosas nuevas, aprender cosas nuevas, en el receso nos buscábamos para ir a comer juntos, y platicar un poco y a la salida compartíamos nuestras experiencias del día mientras caminábamos a casa.

Estaba yo tan feliz de todo, sentía que nuestra amistad estaba en su mejor momento, no podía imaginar que esto fuera mejor.

Pero menos podía imaginar que algo pudiera destruir todo, y poco tiempo después pude comprobar que si podía algo poner fin a toda esa felicidad.

lunes, 14 de mayo de 2012

En calma

Basta de batallas épicas, de monstruos y luces fantasmas, tambien basta de recuerdos y añoranzas.
por lo menos un momento...

¿Como puedo definir mi sentir en este momento?

CALMA

Si así es, por mas que se que he jodido todo hay algo dentro de mi que me hace sentir en calma.
Hace unos cuantos días este sentimiento me abrumaba por completo, me sentía muy tranquilo pero esa tranquilidad no me hacia sentir tranquilo, ¡QUE IRONÍA!
Yo sabía muy bien y lo se aun: que a pesar de sentirme así se que hay cosas por las cuales debería preocuparme... tengo la escuela de por medio, mi futuro en lo que obtenga de ahi y yo queriendo hacer demasiadas cosas de las cuales no he podido hacer ni la mitad de una.

Pero estoy en calma, ¿por que?
Porque acepte mi error, se que tengo que pagar por eso, pero ahora solo debo aprender y esperar al momento en el que debo responder por esto, tengo tiempo a mi favor, puedo arreglar mis cosas para continuar y hacer que todo marche de nuevo al ritmo de antes, claro con ciertas modificaciones al sistema.

Me confié demasiado la ultima vez, deje pasar muchas oportunidades, trate de hacer cosas diferentes, experimentar mas cosas en mi vida, siempre fui absorbido por la escuela y durante los últimos meses decidí comenzar a hacer cosas por mi, pero al descubrir lo que encontré en el exterior prácticamente olvide lo importante.

¿Pero sabes qué? ¡Estoy en calma! ¿Por qué?
Porque a pesar de todo aprendí demasiado en estos meses, vi demasiado, escuche demasiado, sentí demasiado, pude enamorarme, ¿de quien? de mi, del mundo, de las personas, descubrí demasiado de mi mismo, descubrí aun mas del mundo y de muchas personas que parecían invisibles antes. Pude reír, soñar, gritar, cantar, volar, embriagarme de felicidad.

Pagué? claro! jodido en la escuela.

Pero estoy en calma!
Porque se que si aun tengo vida aun tengo oportunidad de enmendar mi camino.

Ahora volveré a andar por el camino de siempre, pero ahora llevo conmigo todo lo que aprendí, llevo mis sueños fortalecidos, ahora se que puedo disfrutar de esa libertad que experimente sin tener que dejar todo de lado.

Debo hacer lo que quiero hacer, seguir adelante, ir por mis sueños, creer en mi, llegar a donde quiera llegar, estoy a tiempo, debo luchar, derribar mis obstáculos, ser libre, dejar que mi alma sea nuevamente libre.

Ahora estoy listo para partir a mi lucha real.

En este tiempo he comprendido que el amor lo puede todo, y por amor seguiré adelante, como lo dije en mi primer entrada este año hay que luchar por amor. Renacer por amor. Y el amor parece que se presenta frente a mi justo ahora...

Y sabes que?




Estoy en calma...

martes, 8 de mayo de 2012

Una razón para luchar

Abro mis ojos y una tenue luz se esparce al rededor, una luz proviniente del mismo sol que se asoma por detrás de las montañas anunciando el comienzo de un nuevo día.

¿Que es todo esto?,
¿Cómo es que puedo seguir vivo?
¿En donde quedo mi caballo?
¿Donde quedo mi espada?

Comienzo a caminar y observo personas desconocidas, caminos igual desconocidos, ¡¿pero que es esto?!
alarmado me doy cuenta que mi armadura ya no va sobre mi cuerpo, ¿que me protegerá de todo? me pregunto a mi mismo.

De pronto siento algo sobre mi hombro y es la mano de alguien mas que va junto a mi, y sin necesidad de preguntarle nada me dice: -Yo te he traído aquí, perdiste todo lo que tenias y todo lo que conocías desapareció, tu armadura y tu espada están perdidas, debes aprender a recibir la vida tal y como es, y defenderte con tus propias manos, eso te hará realmente fuerte.

-Pero ¿Qué fue de todo por lo que había luchado? ¿no existe ya?- Pregunté yo.

-Así es mi joven guerrero, no existe, de ti depende ahora andar por un nuevo camino, uno que esta vez estés seguro de querer recorrer, habrá nuevos desafíos, nuevas cosas por hacer, solo de ti depende si quieres seguir adelante.

Me quede en silencio y comencé a recordar como mis errores me llevaron a crear el Ragnarok de mi mundo, como fue que yo mismo destruí todo lo que había logrado, como había abierto la puerta al inframundo dejando entrar las mas terribles bestias que existen, como había sido yo quien ocasiono la muerte de la persona que amaba, fue entonces cunado me puse mi armadura y tome mi espada, la armadura me protegería de todo, incluso de las buenas cosas, y la espada destruiría todo y haría manchar de sangre su hoja filosa de cualquier cosa que se pusiera enfrente.
Al final no pude contra mis propios miedos, al final solo espere morir, pero apareció aquella luz que salio de dentro de mi, cubriendo mi agonizante figura a la que ya no le quedaba ni un poco de fuerza, y fue asi que fui tragado por el tiempo, hasta que me encontré con esa luz nuevamente la luz de la esperanza que me mostró que no había nada que hace ya por el pasado y monte sobre su caballo avanzando hacia el nuevo amanecer, ahora podía entenderlo todo, ahora sabia que si fracase en esta antigua guerra, podía seguir de cualquier manera hacia adelante, comenzar desde el principio, como un simple escudero, me costaría mucho pero debía aprender a remendar todos mis errores, cause dolor y desgracias pero ahora debía vivir, por algo sigo aquí.

-Parece que lo entiendes, -Dijo aquel ser nuevamente sin necesidad de preguntarle- este es tu momento de volver a brillar como antes, debes comenzar desde cero.

-¿Y qué razón tengo para seguir luchando?- pregunte yo a la ofensiva.

-Sigues vivo, por esa razón; te aferraste a mi, dejaste que actuara lo ultimo de tu esperanza y te he salvado la vida, tu mismo te salvaste. Esa es tu razón para luchar... TÚ.

NOTA:
No se por que razón
me ha dado por estar contando mis vivencias reales
de esta manera tan fantasiosa, pero debo decir que no
esta muy alejado de la realidad todo esto
pues si esta pasando en mi mente
por lo tanto es real, solo que con un toque dramático y fantasioso
me alegra haber encontrado dentro de mi lo ultimo de esperanza
que si lucho por mi, esta se incrementara.

Un Saludo

miércoles, 2 de mayo de 2012

Mantener la esperanza

Siempre habrá en el camino o en la perdición esa luz de esperanza que aparece en el momento justo.

Los demonios se han perdido, y yo aquí aferrado aun ante el precipicio, tembloroso y aun sin fuerzas para cargar mi espada, pero esa luz se transforma en una silueta a caballo que me extiende la mano para hacerme montar junto a el, es extraña esta sensación, el saber que has perdido lo ultimo que te quedaba y ahora salir vivo aun de todo esto.

El campo de batalla donde solo se ve sangre por doquier, un paraje marchito que pareciera nunca haber tenido vida a pesar de que yo con mis propios ojos lo vi florecer y con mis propias manos lo hice crecer, que fue de todo eso, no lo se... solo se que ahora la destrucción ha cumplido con su cometido, y todo por un error mio.

¿Cuanto tardaré en reconstruir este paraíso? si estoy tan cansado, tan exhausto, casi muerto...
   -No tienes por que hacerlo solo.- Dice la silueta con voz potente.
Ya había olvidado que viajaba con esta esperanza, pero la pregunta es ¿Como supiste que necesitaba ayuda?
  -Yo siempre estuve aquí, esperando el momento indicado para usar mi fuerza y librarte de las tinieblas.

Solo me quedo en silencio contemplando el reluciente caballo que galopa suavemente en alguna dirección que no puedo reconocer.

   -¿A dónde vamos?.- pregunto yo.
   -ADELANTE!.- Dice con voz de quien anuncia una victoria

Yo ahora solo se que puedo confiar en la esperanza, y que el rumbo que tome mi camino ahora sera para algo bueno, mientras siga aferrado a la esperanza no tengo por que temer a lo que pueda pasar en el futuro.