viernes, 27 de julio de 2012

Mi Exilio (Parte 4) Sálvame!

Estoy muriendo, Rezando, Sangrando y Gritando, ¿Estoy tan perdido para ser salvado?

Me senté en las escaleras que se encontraban saliendo del salón de clases, me puse mis auriculares y me dispuse a escuchar música mientras duraba el receso.

Cerré mis ojos, y la música me hacia sentir que escapaba de ese mundo tan terrible que me aprisionaba, magnificas notas... pensaba yo hasta que algo provoco que me exaltara... una mano en mi hombro, abrí los ojos y mire hacia mi izquierda donde aquella sonrisa últimamente familiar me estaba esperando.

Ya teníamos 5 meses de conocernos, lo conocí en octubre y estábamos ya en marzo... 7 de marzo del 2008...

-Que escuchas?- me pregunto Carlos
-Evanescence- le respondí yo

Carlos quien ya sabia que tenia poco de haber comenzado a escuchar a esa banda me pregunto:
-¿Sabes lo que dicen sus canciones, las entiendes?

Yo que en realidad jamás había prestado atención a la letra de las canciones dude un poco pero termine por contestarle:
-La verdad no, solo me maravillo el piano y la voz de Amy, nunca me he detenido a entenderlas (sin contar que no se muy bien el inglés)

-Ya veo- me dijo Carlos -Pero deberías aprender lo que sus canciones dicen, créeme guardan muy buenos consejos, deberías aprender de Amy que escribe muy buenas letras...

Me quede observándolo y después baje la mirada.

-A veces creo que yo soy quien me encargo de hacerte ver todo- Dijo Carlos y comenzó a reír -Por cierto hoy salimos temprano, que te parece si nos vamos caminando juntos para charlar un poco?-

Yo solo asentí con la cabeza, y en mi mente comenzaba a ebullir aquella frase que me dijo... "yo soy quien me encargo de hacerte ver todo" pero a la vez no creía que eso fuera así, pues aun me sentía sin salida, ya le había contado a el parte de mi vida, pero no del todo, aun en mi mente se arremolinaba aquel montón de cosas, el sentirme basura, incomprendido, fuera de mi, mi padre y yo ya no teníamos si quiera comunicación desde que le dije que lo odiaba, mi madre que a veces quería acercarse a mi y yo la rechazaba totalmente, mi necesidad de seguirme manteniendo con mi promedio de 10 pero mas que por satisfacción mía, por pisotear el mundo, por demostrarle a mi padre quien muchas veces desde pequeño me decía que yo sería un fracasado, un inútil, por demostrarle que yo no era lo que el creía... solo por eso... jamás por mi... yo ya estaba cansado de todo eso, cansado de seguir en una lucha que sabia que yo mismo había provocado, y que solo tenia un final... Mi derrota, Mi Muerte!

Al salir de la escuela, caminaba junto a Carlos como habíamos acordado, el me platicaba que hacia poco que había comenzado a ver Anime (caricaturas japonesas me explico el) y me hablaba de Naruto, una serie que mas allá de enfocarse a las peleas se enfocaba en los valores del amor y la amistad, sobre todo la amistad. Yo medio escuchaba lo que me decía... hasta que me pare en seco y lo tome del brazo... lo puse frente a mi y contra la pared con una fuerza increíble que yo jamás creí poseer... lo mire a los ojos y comencé a respirar de manera muy rápida... hasta que comencé a decirle con voz temblorosa:

-Tengo algo que decirte...- Mientras mis ojos se comenzaban a llenar de lagrimas.

El me vio asustado, y dijo:
-¿Que Paso?...

así que tome aire y continué:

-Prométeme que no me extrañaras...- el cada vez se asustaba mas- Hoy será la ultima vez que me veas, si alguien te pregunta, diles que así yo lo decidí... ¡Hoy voy a morir! ¿Entiendes? Te juro que ya no puedo seguir, fue un gusto maravilloso conocerte...

De pronto sentí su un terrible dolor en el rostro, fue tal vez una de las cosas que mas me haya dolido en toda mi vida, y no por lo físico... el me había dado una cachetada terrible, tanto que salia sangre de mi boca.

El me miraba entre rabia y miedo... y yo ya lloraba desconsoladamente con los puños apretados preparado para golpearlo yo también...

-Eres un Pendejo! - Grito - Es obvio que toda esa inteligencia tuya no es mas que una vil mentira, ¿Que ganas con eso?, solo te vas a joder a ti y ya tus padres y a lo tonto... piensa en ellos que tanto han dado por ti, eres un pendejo un vil pendejo...

Lo abrace, me arrodille frente a el y comencé a decirle -Perdóname-

-A mi no me pidas perdón- dijo el - pídele perdón a tu vida, que has estado destrozándola.

Un escalofrió recorrió mi cuerpo... lo mire y de pronto nada... no había nada.

Abrí los ojos y vi una luz verde a mi alrededor, después su mirada, entre preocupación y alegría de verme despertar... no estábamos muy lejos de donde me había desmayado, de hecho era en la misma calle un poco mas hacia adentro en un pequeño parque (por cierto que en esa calle casi nadie pasaba por ahí), vi los arboles, y me senté en la banca en la que estaba recostado.

-¿Estas bien?- me dijo con una voz muy suave.

-Si, no te preocupes- respondí yo -Vamos a nuestras casas.

El asintió.

Seguimos caminando, pero ahora en silencio... yo frotando mi mejilla, aun me dolía.
Me despedí de el unas calles antes de entrar a mi colonia, y seguí mi camino, llegue a mi casa y como de costumbre no salude a nadie, subí a mi habitación, encendí la computadora y busque en Internet... "Bring me to life" en su letra traducida, y comencé a leer mientras en mi celular escuchaba la canción:

"Como puedes ver en mis ojos, como puertas abiertas,
Llevándote hasta mi interior, donde me he vuelto tan insensible
Sin un alma, mi espíritu esta durmiendo en un frío lugar
Hasta que lo encuentres ahí y lo lleves de vuelta a casa"
Con eso tuve para comenzar a llorar, pero seguí leyendo esa letra, tan llena de vida que me hacia sentir un calor interno como fuego quemando todo el odio todo el rencor, y lloraba, y reía y comenzaba a sentir vida en mi, respiraba nuevamente...

Tome las cosas con las que me hacia daño, las puse en el bote de basura, abrí mis cortinas, tire demasiadas cosas a la basura cosas que guardaba para recordar y lastimarme con el recuerdo...

Miraba mi imagen en el espejo y me daba asco, pensar en lo que me había convertido, pensaba en las palabras de Carlos, y se fundían con la voz de Amy Lee gritando "Save me from the nothing i've become" (Sálvame de la nada en la que me he convertido) aunque yo ya no necesitaba gritar eso, ya había sido salvado por alguien que pudo ver en mis ojos hacia mi interior, y aquella mujer que yo no conocía y ella tampoco a mi que con su música me había traído a la vida nuevamente...

Me sonreí ante el espejo, y pensé, quiero que ya sea lunes para agradecerle a Carlos lo que ha hecho por mi.

Desperté del sueño, de la pesadilla. Era alguien nuevo... Era yo.

"A partir de entonces cuando me preguntan, ¿Por que te gusta Evanescence? ¿Por que es tu banda favorita? yo respondo: Por que me salvo la vida."

1 comentario:

  1. Wow qué tal historia! Nunca habia leído de alguien que se acercara a alguien que aleja a todo el mundo... supongo que en el mundo hay de esos y somos nosotros quienes tratamos de cerrarles las puertas... pero ellos se las ingenian para entrar por la ventana.

    Me gusto mucho, fue conmovedor
    Un abrazo
    Erik!

    ResponderEliminar