viernes, 13 de julio de 2012

Se lo que es morir... Ya estuve ahí

Yo encontraré mi lugar entre las sombras...
Esta historia es larga, te lo advierto, pero es de lo mas profundo de mi alma...
me apasiona contarla

Hoy me levante demasiado exaltado, tuve dentro de mi sueño una especie de flashback a un sueño que tuve hace ya muchos años...

Me levante entre sorprendido y asustado, sudando frió y demasiado tembloroso.

La razón, fue que dentro de mi sueño completamente sin sentido, (en el sueño estaba en la escuela tomando clase de noche), veía como si se tratara de pequeños fragmentos un sueño que había tenido hace muchos años, como si se tratara de una vieja cinta de película donde esta sobre grabado algo en el video original y que se alterna entre una y otra.

Desde el comienzo reconocí esas imágenes, así que al despertar lo que hice fue buscar dentro de mi memoria aquel sueño que tuve, (no te miento) a los 6 años, un sueño por mas escalofriante, tenebroso, obscuro y completamente fuera de la realidad pero eso si, muy real en cuanto a lo que sentí mientras lo soñé, un sueño largo, en el que fui capaz de sentir, oler, escuchar tantas cosas que ahí sucedieron.

El sueño comenzaba así:

Me encontraba en lo que suponía debía ser mi habitación, una habitación pequeña y vacía, pintada en blanco en medio de la noche, iluminada solo por la luz de la luna que entraba por la ventana sin cortinas a travez de la cual se veía un cielo azul obscuro típico de la noche con muchas estrellas.

Yo recostado en mi cama, observando la luna, demasiado tranquilo, en ese momento mi madre entraba a la habitación se sentaba en mi cama junto a mi y me besaba la mejilla con la dulzura que siempre lo ha hecho, solo que en completo silencio.

De pronto, una de las estrellas comenzaba a brillar mas que las demás y yo me quedaba observando como cada vez se hacia mas brillante, de tal manera que parecía que hubiera salido el sol... mi madre se ponía de pie junto a mi cama y mostraba una mirada de asombro ante tal fenómeno el cual a pesar de ser tan intensa aquella luz no lastimaba a la vista, era incluso sin temperatura, ni cálida ni fría, de hecho muy reconfortante.

De entre aquella luz se comenzó a formar una silueta como si viniera caminando dentro de la luz como si fuera un túnel brillante, entre mas se acercaba mas tenue se hacia la luz, cuando por fin aquella silueta llego a la habitación, descubrí para mi asombro que se trataba de un ángel... un ángel vestido de azul, pero no como normalmente visten a los ángeles, mas bien vestido como si fuera una persona común, con un rostro eso si muy bello, llevaba una especie de bastón, y unas alas no con plumas, si no como si estas estuvieran hechas de alguna clase de energía, luminosas y al parecer nada solidas, como si fueran luz.

El simple hecho de la presencia de aquel ser me hizo sentir mucho temor, estaba como paralizado observándolo, solo pude mover la cabeza y mirar a mi madre aun con aquel rostro de sorpresa, y volver a mirar a aquel ser tan maravilloso pero el cual me causaba un gran temor.

En ese momento su voz inundo toda la habitación, pero en realidad no era la habitación, era mi cabeza llena de su voz, y aquel ser no movía los labios al hablar, ni abría la boca, pero su voz era escalofriante, pero hermosa, como cuando escuchas una melodía bien interpretada, que te eriza la piel, así era su voz.

Entonces dijo: (no recuerdo con exactitud sus palabras)

-Tu, debes aprender que para poder se debe querer, y luchar es tu destino, pero tu misión ha terminado en vano, deberás irte de este mundo, tu eres quien lo ha decidido así, mira a tu madre- yo lo hice la mire y vi a mi madre derramando lagrimas en silencio, volví mi rostro de nuevo ante a aquel ser que continuo hablando -tu eres la razón de esas lagrimas que ella derrama con tanto dolor, comprender el significado sera tu prueba, recibirás tu recompensa por hacer lo correcto, tu debes saber que hacer, por ahora irte de aquí es lo que harás.

Me dieron tanto miedo todas esas palabras, mire desesperadamente a mi madre y ella me tomo la mano pero no dijo nada... en ese momento sentí que me movía, que flotaba, la luz inundaba de nuevo todo, y la luz me llevaba hacia ella, mire y mi madre y aquel ser se iban quedando cada vez mas lejos, mas y mas hasta que la luz ya no me permitió verlos mas...

Cerré con fuerza mis ojos y fue como quedarme dormido, de pronto me sentí vacío limpio, sin problemas sin miedo sin nada...

Desperté, abrí mis ojos creyendo que el sueño había terminado y si había terminado el sueño pero estaba en una banca de piedra húmeda y fría, del cielo caía algo grisaseo que me di cuenta que era como ceniza pero nunca tocaba el suelo, se desvanecía antes de tocar el suelo, aquel escenario era deprimente, parecía haber salido de un viejo cuento medieval, si así es todo era medieval, había chozas hechas de madera, los pisos de piedra dura y gris, en el centro de aquella plaza lúgubre había una fuente con una cruz al centro de la cual caía agua pero sin hacer ruido, de hecho no había nada que hiciera ruido.

Me levante y seguí mirando, aunque yo estaba completamente tranquilo, para mi sorpresa descubrí que vestía una especie de túnica (muy medieval y gris) quise ver mi rostro y corrí hacia la fuente para reflejarme en el agua y si pude ver mi rostro pero completamente sucio, y pensé, debió ser la ceniza, tome agua de la fuente y me lave la cara en cuanto hice eso y abrí los ojos pude ver que no existía fondo en la fuente era infinito pero alcance a ver allá bajo el agua mi casa, como si la estuviera viendo desde un helicóptero, no lo dude y quise lanzarme al agua pero una mano me tomo del hombro mire para ver quien era y era un hombre viejo, muy viejo con barba de mirada triste que me decía:

-no lo hagas, solo así duplicaras tu condena, es demasiado fácil irse por ahí pero de algo estoy seguro nunca llegaras a tu destino, aquí he envejecido por intentar irme por ahí.

Baje del borde de la fuente y camine junto al anciano a sentarme a la banca donde estaba recostado antes, cuando me senté vi que había mas personas por ahí, caminando con la cabeza inclinada, todos con aquellas grises túnicas, y con el mismo semblante de tristeza. Todos, hombres, mujeres, niños, niñas, ancianos, todos tristes.

-Tengo que regresar a mi casa con mis padres- le dije al anciano -Dime por donde ir.

El anciano me miro y me dijo -el camino es único para cada persona-

-Ten cuidado- agrego el viejo -No hagas algo incorrecto que ellos saben lo que hacemos.

Después ahí sentado en la banca, sentí como si hubieran pasado años, me sentía de mayor tamaño, diferente pero a la vez igual.

No recuerdo muy bien como paso pero hablaba con las personas que ahí estaban, escuchaba sus historias, los veía llorar, los veía intentando buscar respuestas a lo que les había pasado.

Vi a varios lanzarse a la fuente, y no los vi volver...

Me estaba desesperando por completo, recordé a mi padre, a mi hermana, a mi madre, la recorde sonriéndome, la recordé besándome, abrazándome, la recordé llorando junto a mi cama mientras estaba enfermo...

Y llore, llore tanto que había perdido las fuerzas, tanto que me eche la culpa de estar ahí, tanto que grite muy fuerte, tanto que me imagine el dolor que estarían sintiendo mis padres en ese momento y volvió a mi la imagen de mi madre llorando mientras aquel ser me llevaba de ahí.

Corrí hacia la banca que estaba junto a la fuente, para mirar al fondo, pero al llegar a ahí estaba una mujer sentada en la banca con la cabeza cubierta, la escuchaba sollozar.

Me olvide por completo de mi dolor, me senté junto a aquella mujer y le dije:

-Es demasiado triste estar aquí, perder todo lo que tenia; pero al menos no necesitamos comer, ni beber, no hace frió, no hay calor, no llueve, no existe la noche, nunca se asoma el sol, siempre están estas nubes las que le dan esta suave luz a este lugar.

La mujer dejo de sollozar, pero no dijo nada así que le continué hablando, algo que no había hecho, siempre escuche a los demás que estaban ahí pero nunca había hablado yo de mi.

-Estar muerto no duele, no es tan malo, tan solo se siente tristeza, pero eso es algo a lo que nos acostumbraremos hasta que logremos avanzar por donde debamos ir, para llegar a donde el sol brilla y no lastima y donde no existe nada mas que la felicidad. Aquí todo es gris, todo hasta nosotros somos grises.

Silencio...

-Extraño a mi hijo... -dijo la mujer.

-La entiendo, yo extraño a mi mamá.

La mujer levanto la cabeza se destapo la cara y era ella, era mi madre, llorando pero esta vez con una sonrisa en sus labios; la abrace, le di un beso, nos quedamos ahí abrazados al parecer toda una eternidad.

Abrí los ojos y estaba rodeado de luz, aun entre los brazos de mi madre, me sentía feliz, demasiado feliz, y entonces escuche de nuevo la voz del ángel que decía:

-Has encontrado lo que buscabas ahora tienes tu recompensa...

Mucha luz demasiada luz...

Me senté, abrí los ojos, estaba en mi habitación, mi hermana en la cama de abajo de la litera, sonreí como nunca, estaba llorando.

Volví a dormir.

En cuanto mi mamá me fue a despertar, la abrace con fuerza, con mis pequeños brazos le di un beso casi interminable y le dije... Mami Te amo... 

Ella sonrió y me dijo... yo también te amo mi cielo.

Lo mismo hice con mi hermana quien me miro como si yo estuviera loco, a mi papá no se lo dije, antes el y yo no llevábamos una buena relación y no me nacía hacerlo...

Pero hoy que recordé ese sueño, y en cuanto mi padre volvió del trabajo, lo abrace, y lo bese y le dije... Papi te amo...

Como algo extra, debo decir que ese sueño, nunca se me ha olvidado, la noche anterior vino de nuevo a mi mente, recordándome que tengo que seguir buscando mi camino, que debía decirle ese te amo a mi padre, que debo luchar para no llegar a aquella triste aldea y al morir llegar a aquel lugar de felicidad... 

Y estoy derramando lagrimas en este momento pero lagrimas de alegría, por que se que mis batallas las librare correctamente... gracias a ese mensaje que vino en el momento justo, ojala lo hubiera recordado en mis momentos mas obscuros... pero ahora lo recuerdo y seguiré...

Ese ángel, se que me cuida, lo se muy bien...

Y no puedo decir que fuera algo estúpido aquel sueño, ni que me lo invente, ni mucho menos...

Tenia solo 6 años cuando tuve aquel sueño... 6...

no creo que en la cabeza de un niño exista tanta información ni tanta lógica de las cosas... este fue un mensaje... que vino de no se donde pero vino a mi

Al menos ya se lo que es morir... ya estuve ahí.

Un dibujo un tanto burdo de aquel lugar de tristeza

2 comentarios:

  1. Y si no fue un sueño? Si fue un viaje? Quizas a lo más profundo de tu ser o aquello fue una premonicion entonces... Que vuelve ahora y es por una razon. Sientete agusto pues tienes un angel q te cuida y valorale por ello... ps es quien en verdad te guiara a la luz.

    Y si has entendido lo q te he querido decir, te daras cuenta q no esta tan lejos como crees.

    Cuidate
    Erik!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que te he entendido, de hecho ese pensamiento y muchos otros han venido a raíz de este sueño, muchas cosas se han movido ahora que lo he recordado, coincido con que se trata de una premonición, no lo se pero así es, así lo siento... me alegra saber que tengo a ese ángel :)

      Eliminar