martes, 18 de septiembre de 2012

Aprender, Vivir, Construir



Y después de haber caminado junto a la esperanza, haberme alejado del mundo para pensar en mi, para reconfortar mi cuerpo y mi alma... después de haber sanado esas heridas de la batalla perdida, de haber vuelto frente a mi padre, el rey, quien firmemente sentencio mis errores, y quien a su vez me dio la mano para levantarme... después de todo esto me monte nuevamente sobre mi corcel negro... cabalgando hacia un nuevo camino.

Andando a trote, firmemente pero con cautela, con una armadura nueva, un cuerpo rejuvenecido pero con las marcas de aquellas heridas...
Llevaba también en mi equipaje, las cosas que no había terminado y que en este nuevo camino debía terminar, llevaba también las armas necesarias para luchar en caso de así necesitarlo.

Llegue entonces ante aquellas murallas tan altas que no podía distinguir en donde se encontraba su final. Llamé a la puerta, me presente como el Príncipe del Reino de Las Sombras, las puertas se abrieron y pase entre ellas mirando al rededor, pero al frente, imponente se alzaba el palacio... aquel lugar que parecía no existir.

Llegué a la escalinata de la entrada, baje de mi corcel, y subí hasta las puertas de oro que se abrieron ante mi llegada, revelando un vestíbulo iluminado por una luz difusa pero que hacia todo visible, camine por la alfombra y solo escuchaba mis pasos sordos rebotar en la inmensidad de aquel sitio...

Me puse de rodillas frente al trono, donde un viejo hombre de mirada severa me observaba detenidamente.

-De pie, hijo de las sombras.- Dijo aquel hombre con su voz potente que retumbo en toda la sala.

Alce mi rostro y el hombre ya se encontraba de pie frente a mi.

-Bien, se a lo que has venido joven príncipe, tu buscas respuestas, sabiduría, fuerza... yo te puedo enseñar todo eso y mucho mas. Eres demasiado valiente, a pesar de tu derrota ante aquel monstruo te atreviste hasta el ultimo segundo, pusiste a tu reino en lo mas alto, todos sabíamos tu gran capacidad, pero como humano todos podemos fallar.-

Me tomo del brazo y camino junto a mi hasta un balcón lateral donde se veía el esplendor de su reino, lleno de vida y con una hermosura resplandeciente.

-Ves todo esto muchacho- dijo el anciano -Es mi reino, cada parte de lo que ves fue construido desde abajo, yo lo construí - me miro mientras hacia una pausa y sonrió -Si!, aunque me mires con esa expresión de incredulidad, yo comencé construyendo con mis propias manos este reino, nunca me di por vencido ante ningún huracán, ante ningún terremoto, ante ninguna bestia que acechara mi reino. Yo lo defendí con mis propias manos, con mi propia vida... por eso soy el rey de este reino, por que yo lo comencé construyendo, fui yo quien lo defendió, fui yo quien hizo que se alzara imponente como ahora lo ves, y aunque ya soy rey, no dejo nunca de trabajar en mi reino, por que en el están años de mi vida entregados en sudor, lagrimas y sangre. Tu muchacho eres aun muy joven, espero que mientras te encuentres junto a mi logres aprender por tu propia cuenta, no por que yo te lo diga, todas las maravillas que esta vida te esta dando.

Me miro sonriente aquel hombre, y me abrazo rápidamente, se dio la vuelta y salio tarareando alegremente del balcón. Yo contagiado por la sonrisa mire nuevamente hacia el horizonte donde me imagine construyendo mi propio reino hoy.

Otra reflexión de lo que aprendo en la vida hecha historia.

3 comentarios:

  1. Muy interesante historia Príncipe (así como las anteriores), con cada una de ellas hay una enseñanza oculta a través de esas palabras (que por cierto, son las de un futuro gran escritor).

    Es cierto que sin importar cual a sido nuestra vida pasada, nuestros fracasos, nuestros aciertos, nuestras caídas, nuestros mas bajos instintos, siempre hay que levantar cabeza y levantarse, que como bien decías "el hombre es humano y por ende se equivoca" y como es humano tiene la capacidad de levantarse y crecer, también capaz de aprender de los errores, y no es mas "hombre" aquel que nunca a caído, sino el que supo y pudo levantarse.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. No sé si has escuchado o visto de una serie británica llamada "las aventuras de merlin" (o simplemente "merlin" en su título original)... pues mientras ibas contando la entrada al palacio, me imaginé a ellos... es que han habido episodios en donde lo que has contado de bajar de corceles y construir reinos, ha pasado xD

    Ahora con respecto al escrito y al anciano, no sé porque pero me ha hecho pensar que al anciano que te refieres es la sabiduria... y es quien te enseñará a continuar con lo que tú quieres lograr.

    Muchos exitos!
    Erik!

    ResponderEliminar
  3. Vaya! no sabia que existiera una serie así! tengo que verla.

    Y me encanta tu forma de deducción, así es el anciano en esta historia representa la sabiduría y la experiencia.

    Gracias por tus buenos deseos...

    Un saludo!

    ResponderEliminar