miércoles, 20 de marzo de 2013

Rompiendo Pactos

Fue aquella tarde en la que por primera vez decidimos pasar un tiempo juntos fuera del tiempo que compartíamos dentro de clases. Un grupo "selecto" de los individuos (según nosotros) mas interesantes, enigmáticos e inteligentes del salón. 
¿Narcisistas?
Si, así es, petulantes, engreídos, vanidosos.

-¿Se dan cuenta que nuestra amistad esta basada prácticamente en estupideces?- Dijo Luis, pareciendo analizar nuestra extraña relación.
-¿Por que lo dices?- Le pregunto Carmen.
-¡Porque no hay nada! Solo tenemos ciertos gustos en común y tenemos personalidades que por naturaleza no se llevan unas con otras.- Le contesto Luis de manera que parecía que había ensayado la respuesta con mucha anticipación.

Y era cierto, siempre terminábamos una conversación con un choque explosivo de ideas, unas contra otras, nadie de acuerdo con el otro.
Las frases comunes: "Yo se más", "Yo conozco mas", "Yo puedo mas", "Yo tengo la razón" "Yo" "Yo" "¡Y YO!"

Al menos esa tarde pudimos ponernos de acuerdo sobre la película que veríamos.

Una vez fuera de la sala de cine, Fernando dijo: -Me quede pensando, todos comenzamos a hablar unos con otros por el hecho de pequeños gustos, pero no todos los tenemos.-

-Nuestra relación, es solo para fortalecer nuestro propio ego...- Al fin dije después de haber escuchado varias teorías. -En realidad no nos necesitamos mutuamente, no siento un apego especial con ustedes así como el que le tengo a mis verdaderos amigos, por lo tanto no llamaría a esto una relación de amistad, solo digamos que es un buen compañerismo.

Vi cabezas asintiendo en silencio.

Y así era, eramos como una fraternidad inconsciente en la que nos apoyábamos mutuamente para ser los mejores, las 8 mas brillantes mentes. ¿Alguien dijo modestia? ¿Que clase de alimento era ese?.

Definiendo a cada uno de los 8 en pocas palabras:
1.- El semi-dios
2.- El extremo-realista
3.- La pequeña gran enciclopedia.
4.- La voz de la razón
5.- El "Ya lo viví"
6.- La deboralibros
7.- La bella genio
8.- El cruel analista.

-Es verdad- Dijo Benjamín al final de un incomodo y largo silencio -Podemos hablar de lo poco que tenemos en común en cuanto a gustos, pero jamás, que quede como un pacto "Jamás hay que profundizar dentro de nuestros sentimientos entre nosotros" ahí pasaría algo que no nos conviene a ninguno-

Y pasaron así 6 meses.

-¡Hagamos una fiesta!- Propuso Ina con ese espíritu tan rebelde de siempre.
-¿Con que fin?- Preguntó Mariana distrayendo su mirada del libro que tenia en las manos.
-Con el fin de conocernos mejor, fuera de un lugar tan común como este, escapar un fin de semana de la vida aburrida que tenemos.- Le respondió Ina, dejándola satisfecha con esa respuesta.
-A mi me parece excelente idea- Comentó Areli sonriendo y nos miro al resto de nosotros -¿Que opinan ustedes chicos?.
-Si, buena idea- dijimos todos los demás.
 ...
Llego el fin de semana y nos encontramos fuera del centro comercial, nos iríamos en 2 camionetas al rancho de una de las chicas, pero no sin antes comprar "el combustible".

Si, acertaste: Alcohol.
Un carrito de super mercado a rebosar de alcohol, yo no me veía tomando esa cantidad, ni siquiera la cantidad proporcional que se supone por derecho me correspondía.
Bueno también compramos comida, en menos cantidad pero lo compramos.

Llegamos al rancho, una alberca nos esperaba y como si nada todos estábamos ahí.

Botana, y las primeras cervezas de la tarde, nos aburrimos del agua y jugamos poker y otros juegos que se pueden jugar con cartas, de la cerveza pasamos al tequila y del tequila al whisky (por aquello de que al amanecer seria el día de San Patricio)
Comenzamos a hacer castigos, de los castigos olvidamos las cartas y comenzamos con la infantil sesión de verdad o reto, eso mientras encendíamos una pequeña fogata.

En mi caso, nunca me ha gustado tomar demasiado, así que escondí una botella de jugo de uva bajo mi asiento para rellenar mi vaso sin alcohol, claro a veces se me antojaba un trago. Me encanto ver esos rostros, que siempre compiten por ser mejores, ahora sacando hasta su ultimo nivel de decencia.

Llego el momento de hablar de nosotros despues de un rato sin tomar en ese momento cuando los efectos del alcohol se evaporan pero permanece ese adormecimiento de pudor, rompiendo el pacto de nunca profundizar en nuestros sentimientos.

Historias cada vez mas tragicas, tristes, fuertes... lloraban, reian, se daban soporte unos a otros.

-¿Se dan cuenta que encontramos una verdadera razón para poder llamarnos amigos?- Dijo Ina sonriendo con orgullo.

Porque era cierto, estábamos ahí dejando la hipocresía de lado, el orgullo, el ego... desnudándonos bajo el frió cielo estrellado. Sentimos todos empatía y cariño por primera vez unos con otros, abrazos reconfortantes, frases como "22 años y mis padres, mis "amigos" nunca me han reconocido mis atributos y mis esfuerzos por vivir como ustedes que tienen menos de un año de conocerme" "Nunca me sentí mas a gusto con nadie como con ustedes" "Son lo mejor que me ha pasado hasta ahora" eso llenaba la noche.

Todos habían hablado, y el que menos había dicho algo era yo... Fernando dijo:
-Me encanta como Edson es capaz de escuchar y callar, es muy callado nunca dice nada a menos que sea para una buena razón- Dijo mientras me veía como intentando analizar el por que de esa cualidad mía.
-Es por que el es la persona mas sincera y con menos problemas- Dijo Luis.
-Es el único que me ha dicho las cosas siempre con verdad- Agrego Benjamín.
-El es el único que simplemente se comporta como realmente es- Dijo Ina
-¿No quieres contarnos algo? eres el único que falta- Dijo Carmen

Guarde silencio, pensando en esas palabras, "persona sincera y con menos problemas" realmente no, se decir las cosas como son, como las siento pero guardo muchas otras, con menos problemas tampoco, tal vez mis problemas sean no tan fuertes como los de ellos pero igual tengo demasiados. No digo siempre la verdad y si me comportara al 100% como realmente soy tendrían que cambiar desde cero su imagen sobre mi. Era una excelente respuesta pero no salio de mis labios.

Les di una versión muy resumida y algo modificada de mis años de depresión  Aun me cuesta hablar de todo y no es por que no les tenga confianza pero creo que no es el momento.

Juntos, esperamos el amanecer abrazados, tomados de la mano, cantando esa canción que no había significado nada para ninguno de nosotros antes de aquella noche... recordando que ahora había una nueva razón para llamar a algunas personas mas... Amigos.

1 comentario:

  1. Esa canción es la canción... me recuerda cuando trabaja en el cine, una noche en vela con mis compañeros... aunque yo nunca he sido de los que habla con todo el mundo. En un circulo de amigos siempre hay de todo... mis circulos son pequeños, pero son diferentes circulos dependiendo del lugar que estoy... y cada quien juega un rol dentro de ese circulo como tú lo has descrito... me parece increible porque yo tambien lo hago... siempre digo que soy en algunos casos el consejero y en otros el histerico. No nos tiene que gustar todo para compenetrarnos... basta nomas con que sintamos empatia por el otro para empezar a llevar bien la amistad.

    Un gusto leerte nuevamente, buena suerte!

    ResponderEliminar