martes, 7 de mayo de 2013

Yo estaré aquí.

(Haré esta entrada de manera informal y con un lenguaje mas natural en mi forma de expresarme, espero no te parezca inadecuado)
Estaba el viernes por la noche tranquilamente con los audífonos puestos cuando de pronto Mensaje de facebook salvaje aparece.

Pablo: Tienes que acompañarme mañana
Yo: A donde y como por que demonios?
Pablo: Tu cállate y hazme caso.
Yo: Si no me dices no voy ¬¬
Pablo: ¬¬ Esta bien, iremos al parque, tengo una practica de Psicología social y nos pidieron llevar a un amigo externo al grupo para la practica.
Yo: O.o? y eso, por que me elijes a mi?
Pablo: Porque eres el único que conozco que se queda hueveando en casa los sábados.
Yo: Idiota! está bien iré u.u
Pablo: A las 9 am ni un minuto tarde. O será tu culpa si obtengo una mala calificación.
Yo: Tan temprano?! jajaja ok estaré ahí
Pablo: Pero seguro que estarás a tiempo?
Yo: Pues quien me crees? Sabes que odio la impuntualidad!! Ahí estaré sin falta.
Pablo: Mas te vale!

A la mañana siguiente sonó el despertador y lo apague a tientas. Me volví a recostar.
30 minutos después salí disparado de la cama por el impulso del recuerdo "En el parque a las 9 am"
Me puse lo primero que encontré, casi pise al gato, me medio peiné y me lave en tres cepilladas los dientes tome un jugo del refrigerador y salí corriendo.

Llegue 5 minutos antes y me encontré ahi con los compañeros de Pablo. Hola, buenos días, como estás? etc.

-Quien te invito?, Edson. Me pregunto Cindy.
-Humm... (Dudé, pues todo el mundo piensa que Pablo solo se acerca a mi porque le gusto, lo cual es mentira) me invito... Pablo...
- Uy, no va a llegar, yo se lo que te digo. -  me respondió Cindy.

Yo solo puse cara de preocupación, pues casi no suelo preocuparme (notese el sarcasmo)
Llego el profesor y dijo: -esperaremos 3 minutos mas y si no lega nadie comenzamos.
Mi mente comenzó a repetir "Estúpido Pablo, mas te vale que llegues o me quedare solo y para variar perderás tu calificación".
El profesor espero incluso 5 minutos pero no llego nadie mas.
"Estúpido Pablo, es la ultima vez que te hago caso"
- Entra de todas maneras, nos serás de ayuda- dijo el profesor mientas me tomaba de los hombros guiándome al interior del parque y yo tratando de seguir mirando la entrada como si eso hiciera que Pablo llegara a tiempo.

Habíamos casi comenzado la primera actividad cuando llega casi muriéndose el tipo que yo esperaba.
-Perdón profe! Me quede dormido. - Dijo Pablo sin poder hablar bien por la falta de aire.
Mi mirada hacia el fue de infinito desprecio.
El se arrodillo a arreglarse los cordones del tenis y aproveche ese momento para meterle un golpe en la cabeza.
-Pero que chingados...!! - Me dijo el viéndome con cara de odio y desconcierto.
-Por pendejo - Le susurre.
Solo una chica se percato del acto y se rió animadamente.
Una, dos, tres... mil actividades y por fin se termino la practica.
Todos se dispersaron, una experiencia agradable sobre grupos espontáneos de trabajo y se acabó.

-Te invito una torta (es como un sandwich, emparedado aquí en México)- me dijo Pablo al finalizar la sesión.
-Es lo mínimo que puedes hacer - Le dije aun enojado.
Si, soy jodidamente orgulloso.
Cuando pedíamos las tortas, el me comenzó a platicar.
-Este lugar me trae muchos recuerdos, siempre venia aquí de pequeño con mi tía  recuerdo que le robaba las monedas de colección a mi mamá y con eso siempre me compraba una torta u un refresco aquí  Nunca te subiste a ese juego con forma de gato?- me pregunto.
-No, esta es la primera vez que vengo aquí  recuerdas! no crecí en esta ciudad- Lo dije aun con mi orgullo en mi actitud.
- Lo olvidaba, es verdad. - Me dijo el sonriendo como si nunca le hubiera hablado mal.
-Además la primera vez que me escape de la secundaria vine aquí  con mi primer novio, y bueno... eso me trae bonitos recuerdos y a la vez me hace sentir algo triste. - Me dijo mirando hacia el cielo como signo de que estaba recordando todo con detalle.
Yo simplemente me quede en silencio.
-Discúlpame, no era mi intención llegar tarde- me dijo al ver que yo estaba aun hirviendo.
Hice una mueca de "Que mas da".

Nos sentamos en unos troncos cercanos a comer estuvimos en silencio un buen rato.
hasta que el interrumpió ese silencio con la siguiente pregunta:
-¿Que te pasa?
-Pasa, que te tengo envidia - Le dije mientras comenzaba a temblar.
-¿Por que? - me pregunto.
-Te envidio por vivir de la manera en la que vives, la forma en la que sonríes sin problema, el no tener que ocultar tu verdadera cara ante todos, el que tengas esos buenos recuerdos de amor con alguien en lugares como este, que puedas vivir con el hecho de que todos saben que eres gay y eso no te afecta en lo absoluto.- Le dije de un jalón y mis ojos se llenaron de lagrimas.

El solo me observó preocupado, se levanto de su asiento y se puso delante de mi. Levanto mi cabeza y solo me dijo:

-Escucha, yo estaré aquí para ayudarte con eso.

2 comentarios:

  1. No tienes idea cómo me divertí, reí y (casi) lloré con este escrito... me gusta saber qué sucede en tu vida :)

    'Se me fue' (olvidé) lo que te iba a decir, pero creo q era no deberías sentirte mal tampoco... a veces quisieramos vivir historias de los demas, pero nosotros podemos vivirla, total es nuestra vida y somos los protagonista... y no te arrepientas de no haber tenido las historias de él, tú tienes diferente historia... cada historia es distinta :)

    Cuidate!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te divirtiera tanto como a mi me divirtió escribirla.

      Yo se que las cosas no son iguales para todos. En ese momento digamos que me encontraba muy sensible.
      Y tienes toda la razón. Yo vivo mi propia historia y para ser sincero amo mi historia.

      Gracias por visitarme otra vez.

      Eliminar