jueves, 25 de julio de 2013

Algo pasajero.

Desde aquella tarde que salí del teatro buscando a Juan para obtener respuestas, no pude quitármelo de la cabeza, de verdad me intrigaba tanto lo que había dicho y hecho.
Acudí entonces a mi querido amigo Pablo para que me ayudara a pensar mejor todo lo que tenia en la mente.

-¿Estás seguro que no sientes nada mas por el?- Me preguntó una vez mas.
-Nunca he estado mas seguro de algo...- Le respondí.- Tiene algo en su físico, su cara tan tierna que me atrae, eso es cierto pero no siento nada... nada sentimentalmente hablando por el.
-Estás bien loco... la verdad- Me dijo al tiempo que me daba unas palmaditas en la cabeza.

Por fin después de semanas tuve la oportunidad de hablar con el, puesto que habían terminado los ensayos de la temporada de teatro y no había coincidido con el.

-¡Juan!- Le llame corriendo tras el cuando iba en dirección al estacionamiento.
El se detuvo y giro hasta descubrir que era yo quien lo llamaba. Me armé de valor y avance hasta donde el estaba de pie.
-Hola, Edson. - Me dijo el sonriendo.
-Hola... - Respiré.- ¿Me podrías explicar que es esto, que tratas de decirme con todo esto?- Y le extendí la nota.
-Ah, esto... - Respondió al ver el papel sin necesidad de tomarlo- Creo que está bastante claro, Te agradezco tu apoyo y de verdad no sabes cuanto me sirvieron tus palabras, en cuanto a lo otro... -Hizo una pausa y suspiró- Supongo que es eso lo que quieres saber. Así que solo te digo que... me agradas, en el sentido de que hay algo que me atrae en ti, pero... no quiero ilusionarte tontamente, estoy seguro que es algo pasajero. No te enojes conmigo.
-Gracias...- Le respondí mientras mis ideas volvían a su lugar- En eso confiaba, en que no fuera nada mas. Aunque claro, hubiera estado mejor que no hubieras dicho nada y nos habríamos evitado esta platica incomoda.
-¿Para que callarme algo que siento?- Me respondió el sin perder en ningún momento su entereza - Es mejor así.
-Bueno, solo... era eso. Gracias. -Y volví a guardar el papel en mi bolsillo.
-¿Ya te vas? -Me preguntó como quien se sorprende al ver que una persona fue a su casa, dijo hola y se fue.
-Si... -Dije seriamente- ¿Por que?
-¿No quieres, saber nada mas?- me dijo con calma.
-No, esa era mi duda solamente.- Y di unos pasos hacia atrás- Hasta luego.

Me alcanzo a medio giro para volver al pasillo y tomándome del brazo me hizo girar hacia el de nuevo.

-Hay algo que debo hacer- y se inclino hacia a mi... yo sabia que pasaría... "piensa, piensa" y levante el brazo derecho deteniéndolo a unos centímetros de mi rostro.
-No... -Le dije firmemente -
-Pero yo...
-Dije que no.
-Está bien, perdóname.
Hice un gesto de "No digas mas" y el se alejo de mi.
-Yo creí que tu... bueno... que yo te agradaba también- Me dijo decepcionado.
-Pues ya ves que no... Eres un buen chico y caes bien. No hagas estas cosas, ¿quieres?
-Tienes razón. -Y sonrió apenado.
-Bueno, tengo una clase mas en 5 minutos, me voy.
-Que te vaya bien.

Y me alejé de regreso al salón de clases.

En la tarde le llamé a Pablo para contarle aquella platica.

-Yo me estaba haciendo ilusiones de ustedes dos- Me dijo evidentemente decepcionado.
-¿Tu serías feliz si me ves con alguien cierto?- le pregunte bromeando
-Solo con otro hombre, las relaciones hetero no las disfruto ver, digamos que ya están muy vistas.- Y soltó una carcajada.
-Tonto, pues ya verás, si consigo una novia la vas a tener que soportar aunque no quieras- Y me reí.
-No... quiero que tengas un novio, además ya sabes lo que es una pareja mujer, ándale, conozco chicos que...
-No... -lo interrumpí- ya te he dicho que no. Yo encontrare a alguien por mi cuenta, no necesito tu ayuda, gracias.
-Te vas a quedar solo el resto de tu vida, anciano y solo... -Comenzando con sus niñerías- ah y amargado y sin saber lo que es comerte una...
-¡Que horror! Cállate ya... es mas, hablamos luego. -Le dije para hacerlo callar.
-¡NO, espera! -Me grito tanto que tuve que alejar el teléfono de mi oído.
-¿Que quieres?- Le dije con voz aburrida.
-Inténtalo, solo inténtalo por favor... déjame ayudarte una vez, por favor, por favor, por favor, por favor... (mil veces mas y rapidísimo)
-Bueno, si... esta bien... solo una vez y si no me agrada lo mando al carajo y punto, ¿te parece?
-Genial, en el momento que menos te lo imagines estará frente a ti, así que mantente alerta. -haciendo grititos de jubilo.
-Como sea, me voy que debo llegar al trabajo...
-¿Trabajas en aquel bar nuevo que abrieron en el centro cierto?- como siempre alargando las conversaciones.
-Si, Pablo, ¿Por que?- cansándome de seguir hablando.
-Nada... solo quería saber... adiós.

Y colgó sin mas... fui a ponerme la camisa roja que tiene el logo del bar y en ese momento supe que Pablo planeaba algo...

1 comentario:

  1. Concuerdo con tu amigo Pablo... tambien me habia hecho ilusiones, y sí las parejas heteros ya aburren jaja... siempre he querido trabajar en un antro o algo asi, pero luegp de mi experiencia en el cine... creo q paso.

    Cuidate
    Erik!

    ResponderEliminar