jueves, 18 de julio de 2013

Obsesión (parte 2)

En el transcurso de la semana estuve recibiendo bastantes indicaciones por parte de la profesora encargada de los talleres culturales.

-Quiero un reporte semanal de cada actividad que realices, objetivos, progresos y fracasos. Céntrate en música tradicional mexicana, de vez en cuando otro tipo de música, es para la presentación cultural del municipio. Y por cierto ya tienes un apoyo para tu taller. Te veo el Sábado a las 7:30 de la mañana.
-Si, Profesora.- Respondí sencillamente ante todo el aluvión de indicaciones.

El sábado llegué a las 7:20 a la escuela, vestido de forma correcta y a la vez no tan exagerado. (Un día anterior había elegido mi atuendo con cautela)

-Buenos días- Dije a los pocos que ya se encontraban ahí listos para comenzar con las actividades.
Teatro, guitarra, ajedrez, dibujo, danza, pintura, etc.

-Vaya, pero si todos han llegado antes de tiempo. - Dijo la maestra mirando su reloj.

Resulta que una chica llamada Vannesa seria mi apoyo en el taller. Yo no quería que ella estuviera, la habia visto antes y tenia pinta de no ser agradable.

Caminamos en silencio mientras ella leía el plan del día, y yo coloque un cartel que indicaba cual era el aula que era asignada a "Canto"

Los chicos fueron llegando, poco a poco, tímidos y yo sentado en el escritorio jugando con el marcador para pizarron. Faltaba un minuto para las 8 y ahí estaba en la puerta... tratando de respirar...

-¿Puedo pasar? - Pregunto entre bocanadas de aire.

Yo sonreí y afirme con la cabeza.

Me presenté ante toda la clase y presente a mi compañera de apoyo. Explique los objetivos del taller, y pedí que todos se presentaran...

Blah blah blah

-Soy Diana, estudio en primer semestre y tengo muchas ganas de aprender algo muy lindo aquí.
-Bienvenida... - Y le mande un guiño que me salio sin pensarlo... ella solo se sonrojo un poco.

Transcurrió la clase sin percances hasta que de pronto se abrió la puerta de par en par... dejándome a la mitad de un ejercicio de respiración. Estaba ahí... ocupando todo el marco de la puerta, con su mirada tan fuerte y haciéndose de lado para pasar toda su humanidad por la puerta... se hizo el silencio e incluso me pareció que aparecieron nubes grises en el cielo y unos truenos habían roto el cielo en ese momento.
Se dirigió al centro del salón y comenzó a hablar...

-Espero que Edson ya les haya comentado que cosas harán aquí, no quiero juegos tontos y están advertidos, nadie puede llegar tarde, faltar con las tareas o simplemente me encargo de que no puedan obtener los créditos necesarios. ¿Entendido?. Muy bien, ¿Que les ha enseñado Edson hasta ahora?

Un chico levanto la mano: Nos enseñaba a respirar...

-Toda persona que esta frente a una clase debe inspirar respeto, autoridad y confianza -Mirándome seriamente.- ¿Como piensas hacer sentir a estos muchachos con ganas de que tu les enseñes tanto, si no conocen tus habilidades?- Hizo una pausa y yo solo negué con la cabeza. - Este muchacho fue uno de los mejores del taller el año pasado. ¿Se los dijiste?

-No -Respondí yo. "¿De verdad no se acordaba en que taller había estado yo el semestre pasado?" pensé si hace unos días le hubiera dado lo mismo que estuviera en ajedrez.

-¡Cantales esa canción que cantaste al final del curso!- Me ordeno la maestra mientras tomaba asiento.

Comencé a cantar "Mi ciudad es chinampa en un lago escondido..."

Aplausos al terminar, agradecí los aplausos.

-Los dejo en paz ahora. -Dijo la profesora mientras salia del salón.

Una vez terminada la clase, me senté a escribir el reporte para entregarlo antes de irme...

-Eres bueno... -Escuche esa dulce voz como una melodía etérea.
-Gracias -Le respondí - espero que tu también me sorprendas algún día.
-No lo creo - Con sus mejillas encendidas en rojo nuevamente.- no soy tan buena.
-Eso dices tú, pero a mi me pareció que al menos eres afinada.
-Bueno... algo... solo un poco- y se sentó en la banca frente al escritorio.
-¿No te vas a ir?- pensé que eso sonaba algo grosero así que lo modifique- Me refiero, si no te regañan por quedarte mas tarde.
-No, pasaran por mi hasta las 12, y no quiero aventurarme sola por ahí.
-Ya veo, yo salgo a las 12 de aquí, hasta que termine el segundo turno de talleres, por suerte ya no hago nada estas siguientes dos horas.
-Que bueno, y que bueno que ya se fue la otra chica, tu apoyo... es... un poco desagradable.
-¿De verdad? ¿Por que?
-No se, así me parece, tal vez me equivoco.

Solté una carcajada, y ella me miró  divertida.

-A mi también me da la misma impresión, no le digas a nadie- y seguí riendo.

Me percaté que ella me veía fijamente y entonces ese calorcito subió por mi cuerpo hasta mi cara y me oculte tras las hojas.

-¿Me podrías enseñar a sostener esas notas largas?- me pregunto al cabo de unos minutos cuando termine con mi reporte.
-Claro, ponte de pie - Y me puse frente a ella, era mas baja que yo, sus ojos quedaban a la altura de mi boca- Respira, llena tu diafragma lentamente, así... -Y le mostré como mi abdomen se inflaba al entrar el aire y lo solté con un suave "Ahhh"

Ella trato de hacerlo pero no duraba nada haciéndolo, le indique que pusiera su mano en mi abdomen y sintiera como no solo se inflaba si no también como se endurecía. Su mano, tan pequeña y delicada subiendo y bajando al ritmo de mi respiración.
Ella siguió haciéndolo y me dijo: - Creo que no lo hago bien, mira.- Y tomó mi mano poniéndola en su abdomen, comenzó a respirar y le fui indicando, "Mas fuerza, mas aire, corrige tu postura, abre mas la boca" y mi mano al ritmo de su respiración.

De pronto se toco la cabeza y cerro los ojos, perdió el equilibrio y la sostuve en mis brazos.

-¿Estás bien?- le pregunte asustado al ver que abrió sus ojos.
-Me siento mareada, discúlpame ya estoy mejor.- y me sonrió mientras el color volvía a su rostro y el mio.
-Olvidé mencionar que al respirar de esta forma nos hiperventilamos y es muy común que suceda esto y en otros casos relajarte bastante hasta que te duermes. - Sonreí aun con un poco de preocupación.
-Ven dejemos esto en la oficina- le dije y ella asintió.

Entregué mi reporte a un chico que apoyaba a la profesora quien en ese momento daba sus rondas por los salones dando indicaciones y posiblemente castigando a alguien.

Camine junto a Diana hasta la maquina de dulces y saque dos chocolates y se los di...

-Ten, espero no estés a dieta, esto te ayudará a sentirte mejor - Y reír nerviosamente.
-Gracias.- Me respondió ella - Aunque estuviera a dieta nunca le diría que no a un chocolate.

Hablamos sobre nuestros gustos, nuestros pasatiempos, reímos un poco hasta que la maestra indico que podía irme y camine con aquel ángel junto a mi hacia la salida de la escuela. Sonó su celular y ella contesto.

-Me están esperando en la esquina, gracias por acompañarme.- me dijo
-No es nada.- le respondí

Se acerco a mi, tomo mi mano izquierda con su mano derecha y beso mi mejilla

-Hasta luego- y se alejo con ese caminar tan peculiar de ella, con ese cabello tan hermoso bailando a su ritmo, esa pequeña pero divina figura alejándose por la calle y su aroma también aunque en mi memoria ya estaba grabado y asi sonriendo de oreja a oreja camine en sentido contrario a ella arriesgándome a ser atropellado por no mirar a los coches al cruzar cada calle por estar pensando en ella.

Y aun hay mas...

Aire

1 comentario:

  1. Ok im not good with straight love stories or at least i wasnt expecting one yours (well, i shouldve guessed), but its a good one. Your supporting mate looks so mean... anyway, hope she doesn't be a impediment.

    Take care
    Erik

    Ps. Sorry 4 write in english, but ive been talking all day long.

    ResponderEliminar