miércoles, 27 de noviembre de 2013

¿Algo pasajero? Un cigarro

Lo se, es el mismo título que utilice en una entrada del mes de julio "Algo Pasajero"
Pues resulta que muchas cosas me han hecho cuestionarme esas palabras.

Durante todo este semestre las cosas me han ido muy bien, a excepción de que perdí mi trabajo por preferir dedicarle tiempo al taller de teatro, el cual entró en una de las etapas mas brillantes de toda su existencia. Fuimos convocados a ir a distintos municipios del estado a presentar "Sueño de una noche de verano". Todos nos entusiasmamos ante tal convocatoria pero yo no sabía todo lo que habría de pasarme a partir de entonces.

El primer viaje que hicimos, era a un municipio bastante apartado, con nuestra presentación de noche así que requería de hospedarnos una noche ahí. Subí al autobús que rentó la universidad dispuesto a partir hacia esa nueva experiencia, la gira de la compañía teatral.

-¿Me puedo sentar contigo?- me dijo Juan sonriendo amablemente.
-Claro- respondí yo y me recorrí junto a la ventana.

El autobús no se llenaba por completo, fácilmente podía ir la mitad del grupo sentado en dos asientos cada uno.

Juan y yo platicamos por mucho tiempo durante las 4 horas de viaje y compartimos un poco de nuestra música. Hablamos de libros y películas, debates interesantes sobre eso, una platica que es difícil encontrar en cualquier otra persona.
Después de tanto hablar, justo cuando anunciaron que estábamos a 10 minutos de llegar el me sonrió y me dijo una vez mas:
-De verdad me agradas bastante...

El resto del día solo nos ocupamos de ensayar, prepararnos para la función y brindar una buena representación.
Todo un éxito.
Los chicos cooperaron y compraron un poco de alcohol y algo mas para picar. Festejamos alegremente nuestra primera presentación de la gira.

Un poco apartado de los demás estaba Juan, con una mirada melancólica, algo que es raro en el así que fui con el para saber que pasaba...

-No es nada- me dijo al tiempo que sacaba un poco de humo de tabaco por la boca -solo que... me siento muy a gusto aquí con todos ustedes y quise ver esas estrellas que en una ciudad grande como la nuestra son difíciles de ver.
Él tenia razón, era hermoso el cielo, un pueblo tan pequeño como ese además de ser tan lindo y pintoresco, tiene una hermosa noche estrellada.
-¿Quieres?- me dijo el extendiéndome un cigarro que recién había encendido.
-No acostumbro fumar muy seguido- le respondí -Pero lo aceptaré con gusto- y aspire un poco de ese extraño sabor.

Desde ese día, cada que concluía una presentación salíamos a la noche a compartir un cigarro, a veces acompañado de una buena platica o de placidos silencios. 8 representaciones y 8 cigarros.
Nunca había fumado mas de 1 cigarro al mes.

El octavo cigarro, octava presentación y ultima fueron muy especiales... presentamos en una noche lluviosa y con viento helado, cambiamos parlamentos, falló la energía eléctrica por unos minutos y nos enfrentamos a un publico diminuto, sin embargo fue gratificante escucharlos reír y aplaudir a cada momento. Era la última de la gira. Esa noche era "Halloween" así que en la posada donde nos hospedamos, organizamos una fiesta de disfraces, muy divertida y muy interesante.

Salí con mi disfraz de "El fantasma de la opera" queriendo hacer un tributo al teatro, claro esta. Juan vistió ese día como un diablo...

Me llamó para compartir ese ultimo cigarro, nos sentamos en la orilla de la piscina vacía del lugar, observando al resto del grupo bailar. Juan soltó una carcajada, mas bien nerviosa.
-¿Qué?- le pregunté
-Nada... - guardo silencio un segundo y reinicio su respuesta- En realidad si es algo, sabes que odio callarme las cosas, pero me siento muy bien con esta gira que hoy termina y me alegra que seas tu quien esté aquí mientras disfruto de lo ultimo que nos queda.- Me da unas palmaditas en el hombro y se quita el cigarro de los labios y lo pone en los míos - Terminatelo- me indica y yo lo hago. En ese momento el se acerca mas y toma mi mano. -Sinceramente yo si te "daba"- Me dijo con ese tono pícaro que posee y entonces se ríe como quien ha jugado una broma.
-¡Idiota!- le digo yo riéndome también.

La fiesta se transforma en 3 personas vomitando, 4 llorando, 2 besándose, 2 cantando y 8 durmiendo y Juan y yo.
-Quiero entrar a la habitación, tengo frío- le digo al tiempo que me pongo de pie.
-Bien, vayamos- Me dice el quitándose los cuernos de diablo.
Nuestros dos compañeros de habitación están ya dormidos y yo entro al baño, me quito la mascara y la capa salgo siendo casi yo nuevamente. Me encuentro a Juan sin camisa y quitándose los calcetines.
-Yo no me voy a cambiar tengo tanto frío que ni me dan ganas de quitarme nada de ropa- y sonrío mientras guardo la mascara en mi maleta.
-Quiero estar cómodo- me dice el mientras se pone una playera sencilla de manga larga y un pantalón de pijama. Avanza hacia mi y me desabrocha la camisa - Me estresa verte así, ponte algo cómodo y a dormir.

Me pongo algo sencillo y abrigador, el ya esta dentro de la cama así que yo hago lo mismo poniéndome al otro extremo de la misma pero sigo temblando. Siento entonces calor en mi espalda y su respiración en mi nuca.
-Entre mas juntos estemos, mas fácil conservaremos el calor- me dice muy naturalmente.
Pronto pone su mano al rededor de mi cintura y me acerca mas a el y deja la mano ahí.
-De verdad yo si te daba- repite esta vez con un tono mas dulce.
-Juan, no te entiendo... ¿Que es lo que quieres?- Le pregunto alejándome de el girándome para verlo. No me da tiempo de seguir hablando y me besa... una vez mas.
-Eso quiero- me responde con voz seria.
-Estas mal... yo estoy mal... -se me enredan las palabras en la boca hasta que logro decir - Dijiste que era algo pasajero...
-Olvida eso...- Y me vuelve a besar... lo peor es que si olvidé eso y deje que todo siguiera así, sus manos en mi cuerpo y en mi mente aceptando el deseo que tenia de que eso pasara... yo mismo lo busque y yo mismo lo quise así... esos cigarros fueron la forma inconsciente de permitirle acceder a mi nuevamente y el frió se había ido.

¿Que pasaría ahora? Ya había dado por terminado ese asunto y de pronto el vuelve a encender esa mecha apagada y pienso... lo deseo... no lo quiero para mi... pero lo deseo... luego el pensamiento de aquel pequeño ser al cual yo realmente amo y que justo en ese momento sufre por alguien mas... mi cabeza explota y me pierdo entre el placer y el displacer hasta que llega a su éxtasis y me quedo dormido.

A la mañana siguiente, de regreso a casa el se levanto a la mitad del pasillo del autobús agradeciendo estos momentos compartidos en la gira y recalcó lo mucho que nos quiere a todos. Yo lo veía y me sonrojaba mientras las imágenes de la noche anterior volaban ante mi. El paso dándole la mano a todos y abrazándolos, a las chicas brindándoles un beso... llegó a mi, dejándome al ultimo y me sonrió, tomo mi cabeza entre sus manos y beso mi mejilla de lleno con mucha fuerza... mi rostro palideció y solo sentí el peso de las miradas curiosas del resto de los presentes.


sábado, 16 de noviembre de 2013

Dificil

¿Por qué es tan dificil? ¿Por qué?

Es dificil verte sonriendo por alguien mas

Es dificl tomar tu mano y que no pase de un saludo

Es dificil ver en tus ojos y que ellos no me vean

Es dificil abrazarte y no poder hacerlo siempre

Es dificil que te llame y me hables de alguien mas

Es dificil verte llorar y que sea por él

Es dificil soñar contigo y que no estés al despertar

Es dificil darte un consejo que se que te mantendra un poco mas lejos

Es dificil mostrarte mi todo y que tu...




...no veas nada



...nada