viernes, 24 de enero de 2014

Aldonza

Volver a los ensayos en el teatro era una de las cosas que mas me entusiasmaba de volver a la escuela.
Dos semanas previas al inicio del semestre comenzaron los ensayos de lo que será la puesta en escena de este curso, es un proyecto que nos entusiasma a todos y estamos poniendo lo mejor de nuestra parte para crear lo que será la puesta en escena mas grande que se haya armado en la universidad.

Pensamos en hacer un guión propio pero a decir verdad las ideas no fluían correctamente, buscamos obras ya existentes que fueran espectaculares pero requerían mucho presupuesto. Finalmente nos decidimos por enfocarnos en algo que llamara la atención, fuera espectacular y a la vez de acuerdo a nuestro presupuesto por lo tanto volteamos la mirada hacia Broadway y sus musicales.

En la búsqueda encontramos que había algunas buenas propuestas para llevar a cabo y que podrían funcionar bien, por ejemplo: Mamma Mia, Chicago y El Hombre de La Mancha. Mucho se habló en la junta de diciembre y finalmente nos decidimos junto con la oficina de difusión cultural en hacer algo clásico y a la vez muy cercano a nuestra cultura así que tomamos "El hombre de la mancha" como decisión definitiva.

En vacaciones algunos trabajamos en el guión, otros en las coreografías y finalmente al reunirnos previo al comienzo de los ensayos, armamos lo que sería una adaptación libre y muy a nuestro estilo de la obra original. El proyecto cautivó a los directivos y no dudaron en destinar un buen presupuesto al proyecto.

Se repartieron los papeles, se comenzó la lectura final y nos hemos puesto a trabajar en ello.

Me atreví en tomar un papel con una personalidad muy distinta a la mía, mas que nada por intentar algo nuevo. Los villanos, hombres serios y amantes ya me tenían cansado así que opté por el papel mas cómico de la obra: Sancho Panza.

La parte vocal corre por mi cuenta, siendo el que tiene mas experiencia en el canto y me he sentido bastante contento al notar que progresa correctamente la obra.

El enfocarme en la música me hizo amar aún mas el proyecto, a pesar de que conocía el musical y sabia lo que pasaba, nunca lo había visto y escuchado de la manera que lo hice en esta ocasión.

Todo fue hasta que tuve una platica con Ana, la chica con mas experiencia dentro del teatro. Ella vino a mi preguntando si acaso era posible que ella obtuviera el papel de Aldonza. Yo que conozco su trabajo se que podría desempeñarlo correctamente así que hablé con el resto de los organizadores del proyecto y finalmente me dieron el si.

Ya habíamos trabajado con "Yo soy yo, Don Quijote" "Lo hago solo por él" "Dulcinea" "El sueño imposible" que sonaba bastante bien por cierto, pero el día que tuve que ayudar en el tema de "Aldonza" no creí lo que pasó una vez comenzamos. Ella ya se sabía la canción así que tuve que ahorrarme ese paso, todos estaban viendo como comenzaba el ensayo de esa canción.

Ana cantó y cada palabra venia cargada de un poder especial, puso todo el coraje que el tema necesita, todo el dolor y la amargura que contiene.

Vuestras tiernas locuras me parten el alma y llenan mis ojos de llanto y dolor. Yo se defenderme de golpes y ofensas mas no de dulzura y amor
 Se le quebró la voz en esa parte, una lagrima corrió por su rosto y con fuerza pudo cantar el final

¡Soy Aldonza! ¡La puta! ¡Aldonza! ¡Ramera! ¡Sin mas!

Todos aplaudieron al ver que su interpretación en el ensayo fue tal y como si la hubiera estado presentando ya frente al publico.

Cuando salimos ella se sentó en la escalera mientras hablaba por teléfono, me detuvo al pasar y me preguntó

-¿Lo hice bien?- Me preguntó
-Bien es poco, no tengo ninguna observación que hacerte, ninguna corrección... bueno solo una: Guarda todo eso que hiciste para el día del estreno y no se, pero cuando el maestro de teatro regrese y vea lo que hemos hecho estoy seguro que estará feliz.- Le dije sonriendole y con mucho orgullo
-Lo sé. Yo hace mucho que deseaba con estar en esta obra, la vi hace un tiempo y me enamoré de la historia y mas del papel de Aldonza, tiene mucho de mi.- Me dijo sonriendo a la vez que su mirada se perdía en recuerdos que no pude notar.
-Se nota, no se que terrible historia tengas que contar pero deberías ayudarte de eso para generar este papel.- Le respondí
-Eso es lo que haré- y se despidió de mi con un beso en la mejilla.

Ella y su interpretación me hacen sentirme lleno de alegría para continuar con la obra, convirtió esa canción en mi favorita y haré lo que sea para que salga mejor que el resto de las canciones, me llevó a un orgasmo dentro del arte, totalmente un goce estético. Por ese gran espíritu del arte que ella lleva sobre su piel yo podría dejarlo todo para que ella brille como nunca sobre el escenario.

Y vi alejarse de mi mas que a una mujer bella, vi alejarse a mi musa y mi Dulcinea.

P.D. Posiblemente no visite el blog tan frecuentemente como antes porque estaré ocupado con la obra, algunos seminarios y la escuela. Una cosa mas, no lo malinterpretes amigo mio, no estoy enamorado de ella, pero si del arte que crea.

domingo, 5 de enero de 2014

Historias

Se esforzaba bastante día a día haciendo mil y un cosas por agradarme. Cosas tontas, divertidas, embarazosas... pero a la vez muy lindas.

¿Quien se había preocupado antes tanto por mi? ¿Quien se había molestado en tratar de darme lo mejor de si mismo para hacerme sonreír cada día?

... Nadie...

-Puede hacerme el favor de salir del salón- me dijo la profesora al descubrirme observándolo por la ventana.

Tomé mis cosas y me salí.

-¡Lo logré!- Me dijo Juan una vez que salí del salón.
-¿Qué cosa?- le pregunté.
-Sacarte de clase- con una sonrisa de total orgullo.
-No es divertido, ya sabes que no me gusta perder clase...-
-Lo sé, eres un nerd, pero no te viene mal faltar una vez- Haciendo aquella sonrisa que me encanta.

Me quedé en silencio un rato.

-¿Cómo van tus calificaciones en esa materia?- me preguntó al notar que estaba preocupado.
-Voy bien, excelente de hecho. Tengo 10 en las dos unidades anteriores.- Y seguí caminando.
-Entonces no tienes por que preocuparte, relájate- Me dijo poniendo su brazo al rededor de mis hombros.
-Bien, ya que lograste sacarme de clase, mas te vale que hagas que valga la pena.- le dije bajando por la escalera que lleva al patio principal.

-¡Excelente!- me dice Juan sonriendo ampliamente.
-Guardaré mis cosas- le digo y me detengo a guardar los libros en mi mochila de espaldas a la pared.

Él se coloca frente a mi, muy de cerca y se escucha una voz al tiempo que Juan es empujado contra mi y su rostro queda a pocos centímetros del mio.

-¡Ya besense!- Dice mi amigo Pablo riéndose como siempre.
-¡Cállate!- Le digo riéndome también.
-¡Eres un abusivo de personas felices!- Le dice Juan alejándose de mi.

Seguimos caminando y Juan me lleva a su coche. Me abre la puerta del copiloto y le lanzo una mirada de "¿Es en serio?"

-¿Qué?- me pregunta sorprendido.
-No necesitas abrirme la puerta, con que quitaras el seguro es mas que suficiente- y tomo asiento.
-Uy, que delicado.- Bromea conmigo.

Arranca el coche y me pregunta

-¿Hasta que hora tienes libre?.
-Era mi última clase- le respondo poniéndome el cinturón.
-Perfecto, yo también estoy libre- me dice y salimos de la escuela.
-¿A donde vamos?- le pregunto al ver que toma la salida hacia la carretera.
-No sé, a dónde nos lleve esta cosa- indicando que será el coche quien nos guiará
-Ajá! como tu digas- le respondo y me echo a reír.
-Está bien, ya verás- Y se pone los lentes de sol.

Avanzamos algunos kilómetros. Nos detuvimos a comer en un puesto de tacos de la carretera, compramos dulces y algo de comida para mas tarde y refrescos en una tienda.

Veía a los largos sembradíos pasar rápidamente junto a mi, muy pocas personas pasaban en el camino, y el sol era muy agradable.
De pronto dimos vuelta en un camino fuera de la carretera, un camino de tierra que subía un poco en una colina. Llegamos a una especie de granja y nos estacionamos. Tenía un aspecto muy agradable.

-¿Qué es este lugar?- Le pregunté
-Es una casa de campo que tiene mi familia, para cuando queremos salir de la ciudad.- Me dijo sonriendo.
-Es muy bonita- le dije mirando al rededor.

El abrió la gran puerta de hierro y me indicó que entrara, se subió al coche y se estaciono dentro en el gran jardín. Me mostró todos los rincones de la casa, acompañándolo con historias de su infancia. Todos y cada uno de esos lugares guardaban muy buenos recuerdos para el y yo llegué a conmoverme con algunos relatos. Llegamos por fin a la habitación mas grande y ahí había un coche de juguete sobre la mesita de noche. El corrió y lo tomó, pero al tomarlo sonrió de una manera que jamás lo había visto antes y dejó el coche de nuevo en su lugar con mucho cuidado.

Sin necesidad de que yo le preguntara el me dijo:

-Es el coche de mi hermano, tenemos un coche igual cada uno, el mio es rojo y el de él es verde. Solíamos jugar con ellos cuando eramos chicos, decíamos que cuando creciéramos tendríamos un coche rojo y uno verde pero real.
-Si, ya veo...- Le dije señalando hacia la ventana donde se veía el coche rojo de Juan.
-Mi hermano se compró su coche verde cuando terminó su carrera y me dio la mitad del dinero para compararme el mio pero...- y separó su mirada de la mía.
-...pero...- le respondí.
-Mi hermano murió en un accidente de transito... en su coche verde- y escondió su rostro tras sus manos.

No sabía que responderle, sentí un escalofrío recorrer mi cuerpo y no pude evitarlo, solté una lagrima tras otra.
Fui hasta dónde él estaba, lo abrace y no dije nada... nada.
Él levantó su cara y me vio.

-¡Que tonto soy!- me dijo viéndome llorar.- Ya te hice llorar, perdóname- y me secó las lagrimas.
-No hay problema, algún día debías contarme esa historia de cualquier manera.- Y sonreí para demostrarle que todo estaba bien.
-Yo quería mostrarte mi lugar favorito, pero creo que no salió tan bien como esperaba.

Yo lo abracé nuevamente y le dije

-No solo me mostraste tu lugar favorito, si no también parte de tu historia y de lo mas hermoso de tu ser.-

El sonrió y esta vez fui yo quien lo besó con mas fuerza que nunca.



(continuará...)
Estaré contigo

miércoles, 1 de enero de 2014

Se cierra el telón

La escena mas dramática de la representación, se hace el silencio y la saliva pasa pesadamente en la garganta. Rostros de preocupación, manos cubriendo las bocas abiertas de los asombrados espectadores... entonces solo lagrimas y silencio...

Los reflectores se apagan, la música en su cúspide hasta terminar en un dramático final.

Se encienden las luces nuevamente, ahora no solo iluminando al escenario, si no a todo el publico. Las personas se ponen de pie, se secan las lagrimas y aplauden estruendosamente mientras el actor sonriendo les dedica una elegante reverencia.

Las flores llegan desde todas direcciones, el actor sonríe y toma una del suelo, percibe su dulce aroma y es solo entonces cuando baja del escenario y le entrega la flor a una bella joven que en primera fila sonríe hermosamente.

El actor se despide... las 365 representaciones de esta obra teatral lo tienen exhausto. Una obra llena de emociones trepidantes, alegrías infinitas y eternos llantos. Comedia y tragedia, amor y desamor, un ballet, un monologo, el aria de la opera y la farsa de la sonrisa.

-¡Damas y caballeros!- Dice la voz sonando en todo el teatro. -Démosle la bienvenida a los actores que interpretaran nuestra nueva puesta en escena-

Todos aplauden, los actores entran y saludan.

-Una temporada nueva de 365 representaciones que nos harán, reír, llorar, gritar, amar o tal vez odiar... pero tendremos en cuenta que cada una de ellas nos brindará una razón mas para aprender con sus ocultas enseñanzas, les presentamos una obra titulada: "(Inserte un titulo aquí)". Eso es todo por hoy, los esperamos... buenas noches"

Y se cierra el telón.

A modo de explicación:
No pude evitar escribir un post tan teatral como lo hice a lo largo del año, para despedir al 2013 y darle la bienvenida al 2014. Pero debo decirlo, mi año se resume sobre el escenario, a pesar de que existieron otras situaciones este año, pero fue mi participación en el club de Teatro lo que mas marcó este año que termina.

Espero que este 2014 me haga sentirme orgulloso de mis logros, tanto como el 2013 lo hizo y a ti querido amigo te deseo un año lleno de éxitos y buenos momentos.

Te envío un gran abrazo.

¡Feliz 2014!

Y como decimos en teatro para desear suerte... "MUCHA MIERDA"