lunes, 31 de marzo de 2014

Nuestro mundo en llamas

A veces nuestro mundo tiene que arder para renacer de las cenizas...

Yo sabía lo mucho que mi padre se estresa y aún así quise jugar con fuego.

Tengo muy claro que él no puede terminar de aceptarme tal y como soy. A veces finge que nunca le dije nada y actualmente tampoco recuerda que le presente a Juan.
Cuando hablo de él, lo hago naturalmente y mi madre y hermana se muestran entusiasmadas ante las anécdotas pero mi padre no. Siempre decía a mis adentros: "Tiene que acostumbrarse".

Estábamos hablando de una reunión familiar que se hará en un mes y mi papá nos platicaba lo que han hecho los hijos de sus primos... todo se resume en que están casados y con hijos. Entonces me observo y dijo:

-¿Qué podría yo presumir de ti? ¿Voy a decirles que mi hijo es maricón?

Una cascada de frías aguas me recorrió en ese instante. Nunca he sido quien contesta groseramente a mis padres así que hablé inteligentemente, como suelo hacerlo:

-No, pero podrías decirles que mis prioridades son especificas y que solo me encuentro enfocado en mis estudios universitarios...- haciendo énfasis en las dos ultimas palabras.- ... Y que al menos yo si terminaré una carrera. ¿No crees?

Ahí terminó la charla y solo pude observar como mi madre le lanzo una mirada de desaprobación muy común de ella.

Se que es difícil para él digerir la situación, pero mi madre tiene razón, tiene que aceptarlo. De algo si estoy seguro, me quiere bastante.


Unos días mas tarde, en el jardín de la universidad, estaba muy concentrado en mi lectura puesto que Juan no se había presentado a clases. Seguramente estaba enfermo o se había quedado dormido (en el mejor de los casos) muy común en él. Entonces me llega un mensaje al celular:

Podrías venir al estacionamiento, estoy en mi coche
 Fue bastante extraño, mas allá de lo que decía el mensaje lo que me preocupó fue que hacia falta lo que siempre incluyen sus mensajes. Sobrenombres hacia mi como "pequeña luz", "Hermoso", o su favorita "ángel". Además solía terminar sus mensajes con un "Te quiero" cada vez.

Llegué al estacionamiento y vi su coche al otro la lado, me acerqué y antes de llegar él abrió la puerta. Entré al asiento del copiloto y apenas pude acomodarme cuando el me rodeó con sus fuertes brazos mientras sollozaba... terrible, jamás lo vi llorar así.

Cuando pude separarme de él y verlo, una sensación terrible se apoderó de mi estómago. Él estaba ahí cubierto de lagrimas y fuertes golpes en el rostro.

-¿Qué te pasó?- le dije con voz entrecortada.
-No se lo había dicho nunca y ya descubrió mi secreto... mi papá fue quien me golpeó- Y se secó las lagrimas.
-Creí que ya lo sabía...- le dije
-No, nunca fui tan valiente para decirle...

Juan me contó que su padre lo vio besarme al despedirse de mi la noche anterior. Le prohibió buscarme pero Juan no quiso hacerle caso. Ahora se mudó a casa de su madre quien ya sabía que si hijo es homosexual.

Esa mañana lo acompañé con su madre y la señora al verlo así rompió en llanto. Ella me agradeció por convencer a Juan de ir a buscarla. Entre los dos curamos sus heridas, incluso preparé la comida.

Cuando iba de regreso a casa, el coraje que hervía dentro de mi salió llenando mis ojos de lagrimas... entre a casa llorando, mi hermana fue quien me recibió y corrí a sus brazos. Mis papás que estaban saliendo de la cocina se acercaron y comencé a contarles lo sucedido.
Mi papá me abrazó con fuerza a la vez que me pidió perdón por haberme dicho lo que me dijo días antes.

Esa noche no pude hacer otra cosa mas que pensar en tantas personas que como yo y como Juan al rededor del mundo tienen que luchar por ser tratados con dignidad, con respeto, exigir su derecho y libertad de amar a la persona que elijan. Recordé a Rusia y la situación en ese país en la que es el gobierno quien asesina homosexuales. ¿Cómo es posible que en México un país donde las leyes incuso han buscado la manera de darle dignidad a las personas homosexuales, sean las propias familias quienes destruyan a sus propios hijos?

Ya ha pasado una semana y Juan esta mucho mejor. Yo espero que lo que dijo sea verdad:
-Mientras estés conmigo, nada puede destruirme

Aquí México y su apoyo

6 comentarios:

  1. Hay muchas cosas que pudiera decirte y aún así me quedaría corto... Con respecto a tu viejo (padre) pued es normal que no entienda y que viene de pensamientos ancestrales... Esos mismos no cambiara...

    Te dijo eso? Bienvenido a mi mundo... el mio qué no me dijo... la última vez que lo hizo ya no le hice caso y es q mi odio hacia él era grande. Tú tranquilo y con respecto a Juan que le de tieñpo y si no le da... pues tendrá que aprender a vivir por sí mismo y los prejuicios del resto. Eso sí no provoquen tmpoco... Digo como besarse en frente de su casa... eso tampoco recuerden que vivimos en sociedad homofobica y tendremos que acatar sus reglas en paz... intentando imponer nuestros derechos no es la solucion ya que solo generaremos má s odio al menos eso pienso yo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo. Nos dejamos llevar por el momento y no medimos las consecuencias.

      Saludos, amigo.

      Eliminar
  2. Caray, lo bueno es que tu papa te quiero por sobre todas las cosas, yo no entiendo como puede haber padres que antes aquella noticia le den las espaldas a sus hijos o peor aun que los golpeen, me has recordado una historia que tengo que contar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy triste.
      Da coraje y tantas cosas más.
      Tengo que conocer esa historia que dices.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Me imagino vives en el d.f y es sorprendente que eso siga ocurriendo, es atroz, Entiendo que hay muchos padres que son hombres de antaño y no asimilan el hecho de que tu hijo es gay y todas sus ilusiones se vengan abajo, pero que tu padre te golpe, te insulte por ser gay eso ya es otro nivel y esta mal.
    Esos casos se repiten en cualquier ciudad de méxico, yo igual tube un novio el cual su padre hasta hoy no le dirige la palabra y es doloroso.
    Apoya a tu novio en todo lo que puedas. ayudalo.
    Te mando un fuerte abrazo (: suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes que nada, mil gracias.
      Tienes toda la razón, estas situaciones son dolorosas y terribles. Lo único que queda por hacer es mantener la fuerza y continuar siempre adelante.

      Saludos.

      Eliminar